Archivo de la categoría: Crónica de morro

Caos nacional en albergues

La Gran Familia
La Gran Familia

El operativo federal en el albergue para menores “La Gran Familia”, en Zamora, Michoacán, destapó el desorden en el que operan los albergues públicos y privados del país: no hay registros oficiales, se desconoce el número exacto de los niños y jóvenes que resguardan y el mal estado de las instalaciones pone en riesgo sus vidas. El caso del centro que dirigía “Mamá Rosa” podría replicarse en otro lugar de México.

Las cifras oficiales dan cuenta del caos: en el censo 2010, el Inegi reportó que más de 19 mil menores vivían en albergues públicos o particulares. Pero tres años después, el mismo organismo dio a conocer que cerca de 11 mil menores vivían en este tipo de instituciones.

De estos 11 mil menores, treinta por ciento estaba en albergues de gobierno. El resto, en privados.

El DIF nacional, organismo encargado de la política pública para proteger a los menores en desamparo, también carece de un diagnóstico confiable.

En un proyecto para construir un nuevo albergue al sur de la ciudad de México, señaló: “los datos de menores institucionalizados en hogares privados son relativamente inciertos pues a pesar de existir un monitoreo por parte de las autoridades locales, los hogares privados no realizan los reportes en tiempo ni forma”.

En el año 2006, la investigadora Elena Azaola recorrió 55 albergues en cinco estados del país y encontró que 73 por ciento de los establecimientos no cuentan con supervisión de las autoridades, siete de cada 10 carecen de personal capacitado y no tienen protocolos de atención.

La académica dijo a la primera emisión de Noticias MVS que estas condiciones tendrán efectos posteriores, precisamente cuando los niños se reintegren a la sociedad.

“Cuando recibieron toda esa base de abusos, de abandono, de la indigencia, de  violencia, de golpes, de ignorarlos, de humillarlos, qué van a dar esos niños cuando sean grandes: lo mismo que recibieron, entonces no nos espantemos de la violencia espantosa de nuestro país, ese sería mi resumen, no nos espantemos si estamos abandonando a la infancia y a los jóvenes   de la manera como se les abandone”.

 

Juan Martín Pérez García, director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia en México, sostuvo que el estado mexicano no tiene capacidad para supervisar todos los albergues, lo cual se agrava por la corrupción e impunidad que predominan en todos los niveles de gobierno.

El sistema DIF más allá de gente muy valiosa y comprometida puede intentar hacer cosas, no tiene ni la capacidad instalada ni el marco jurídico ni el personal apropiado para atender esta realidad.

Sobre el albergue de La gran Familia en Zamora, Michoacán, sostuvo que refleja la falta de actuación de las autoridades en todos sus niveles:

“La verdad es un doble lenguaje el que han manejado las autoridades porque se llaman a sorpresa cuando es su obligación supervisar, no tendrían de qué sorprenderse, porque su obligación a nivel federal, estatal y municipal era realizar la supervisión.

La declaratoria de sorpresa es en realidad una autoconfesión de la grave omisión que han tenido para más de 30 mil niños y niñas en 700 instituciones, de los cuales no cuales sabemos su situación jurídica ni integridad, ni cuándo van a salir de estos espacios”.

 

Albergue Graciela Zubirán
Albergue Graciela Zubirán

Dentro de los albergues que administra el DIF Nacional las cosas no marchan mejor. La dependencia federal registró un proyecto de inversión ante la Secretaría de Hacienda para demoler y reconstruir la Casa Hogar para Niñas “Graciela Zubirán Villarreal”, ubicada a un lado de ciudad universitaria.

En el documento oficial el DIF argumenta que el espacio actual presenta 12 problemáticas que interfieren con el funcionamiento del albergue; entre las cuales destaca:

  • Dificultad en el cuidado y vigilancia de las niñas
  • Riesgo de ingreso de personas ajenas al inmueble.
  • El sistema contra incendio es obsoleto y requiere ser reemplazado.

 Ver documento completo DIF NacionalDIF Albergues

El proyecto del DIF Nacional no vacila en advertir que este albergue representa “un contundente riesgo para sus ocupantes, dando pie a la avería de equipos, goteras, apagones, fugas, inundaciones, colapsos, cortos circuitos e incluso incendios, llegando al grado dar lugar a percances mayores que desencadenen pérdidas materiales y humanas”.

El lugar atiende a niñas en circunstancias de violencia familiar, falta de recursos económicos, carencia de vivienda, orfandad parcial o total, víctimas de explotación sexual, abandono, víctimas de desastre natural, entre otras. Atiende actualmente a 114 niñas de entre 9 y 18 años de edad.

Un informe de este año sobre las Procuradurías de la Defensa del menor y la familia del DIF Nacional sostiene que 2013 cerró con  15 mil 700 menores institucionalizados, de los cuales 12 mil 869 son niñas y 12 mil 831 niños. Las cifras contradicen a las publicadas por el Inegi.

Sin embargo, no indica si están en albergues públicos o privados ni señala cuáles son sus condiciones de vida.

El equipo de la primera emisión de Noticias MVS solicitó una entrevista con el DIF  nacional para conocer su versión, pero no se dio respuesta.

 

Publicado en MVS Noticias 6 de agosto

Anuncios

Trata de personas: terror internacional

Trata de personas TlaxcalaEspera sola a un costado de la carretera, aunque el polvo y la lluvia lo arruinan todo lleva la ropa del día anterior. Su mirada vidriosa, la piel pálida, el pelo sucio y la pose que denotan tristeza y terror la hacen más apetecible en el mercado del sexo.

Es la vía corta que conecta a Puebla con Tlaxcala, uno de los corredores más representativos de la trata de personas y la prostitución forzada. A los costados se erigen decenas de hoteles de paso y destacan los vigilantes de las jóvenes obligadas a prestar servicios sexuales.

El equipo de Noticias MVS recorrió la zona, en la que más de 50 por ciento de la población tiene ingresos inferiores a la línea de bienestar, según Coneval, pero aún así se pueden ver autos de lujo, casas suntuosas y una estrecha organización vecinal que detecta y acosa a los fuereños.

En ambos lados de la carretera se aprecia la construcción de cinco nuevos hoteles, lo que indica que el negocio va en crecimiento.

Tlaxcala cerró 2013 con 474 cuartos de hotel disponibles y en tan sólo cuatro meses de 2014 llegó a 597, lo que significa un aumento de 28.4 por ciento, cifra que supera ampliamente el 2.2 por ciento de los centros turísticos de playa, indican datos de la Secretaría de Turismo.

A un lado de este camino se encuentra Tenancingo, el pueblo conocido como la capital internacional de los tratantes de mujeres, aunque en realidad el fenómeno se encuentra extendido en toda la región sur de Tlaxcala y Puebla.

En 2005 organizaciones de la sociedad civil comenzaron a trabajar para hacer visible el problema y exigir la atención de las autoridades.

Uno de los principales resultados es la Ley para la Prevención de la trata de Personas para el Estado de Tlaxcala, además del plan Sexenal y la Estrategia Estatal contra la Trata de Personas.

Sin embargo, líderes de organizaciones sociales consideran que las autoridades no hacen lo suficiente para combatir el problema, pese a que tienen todos los instrumentos legales de su parte.

María Guadalupe García Vargas, directora del Centro Fray Julián Garcés Derechos Humanos y Desarrollo Local AC dijo que las actuales medidas fueron creadas por la presión de la sociedad civil:

Pero desafortunadamente ninguna de estas acciones se ha implementado, hay un plan que tiene estipulado que desde 2012 debieron de haber implementado muchas acciones y nada de eso se está haciendo, hay una total simulación de parte del estado.

En Tenancingo se empezó a normalizar esta situación, mucha gente, no toda, pero sí mucha gente se dedica a eso; pero no es solamente ese municipio, desafortunadamente sigue creciendo porque las autoridades no están cumpliendo con su deber ni de prevenir, ni de atender y mucho menos de sancionar este delito.

Rosario Adriana Mendieta Herrera, Directora del Colectivo Mujer y Utopía AC, sostuvo que las autoridades no tienen voluntad política para aplicar la ley. Puso como ejemplo la clausura de hoteles por cuestiones administrativas que vuelven a operar tras cubrir multas:

Una zona donde encuentras chicas paradas es la vía corta y recientemente han cerrado hoteles donde hay chicas fuera de la vía corta, pero solo se cierran; incluso como organización hemos cuestionado qué pasa con la Ley de Extinción de Dominio en Tlaxcala…

y que son cerrados por cuestiones de salud, ni siquiera por la cuestión de trata, entonces hay una simulación bastante fuerte en lo que implica este problema grave en Tlaxcala.

El equipo de MVS recorrió la Vía Corta:
Varias chicas esperan clientes a los costados de la carretera, constantemente tienen que esconderse debido a los patrullajes de la policía estatal, cuyos elementos revisan hasta abajo de los puentes.

Las mujeres son las que corren, los hombres que vigilan el negocio pueden quedar a la vista, pues la policía no va por ellos.

Justo en la entrada a Tenancingo se encuentra una patrulla de guardia permanente. Los elementos observan los autos de lujo que entran al pueblo e incluso hacen algunas revisiones. A unos metros una lona ofrece la promoción de 80 pesos por dos horas de hotel; el negocio ocurre a la vista de todos.

Según las organizaciones sociales el hotel “El Triunfo” es uno de los que mejor representa la problemática: el 22 de abril la procuraduría estatal realizó un operativo que dejó saldo de siete detenidos, se colocaron los sellos de clausura e inició una investigación por trata de personas.

Para el 27 de junio ya estaba de nuevo en operación.

Fue precisamente a unos metros de este negocio, en el puente San Ángel, donde la chica pálida y de mallas rayadas esperaba un cliente.

El equipo de MVS denunció el caso en los números de las dependencias especiales de la Procuraduría de Tlaxcala, donde prometieron darle seguimiento al caso.

—-

En Estados Unidos, las cosas funcionan un poco diferente.

El sistema judicial de Estados Unidos procesó y encarceló a 17 personas usando como base el testimonio de dos víctimas, una de las cuales fue enganchada en Puebla a la edad de 17 años.

La organización de los hermanos Isaías y Bonifacio Flores Méndez forzaba a sus víctimas a prostituirse con hasta 30 hombres por día, en burdeles y granjas con trabajadores migrantes.

Flores Méndez enamoró a la adolescente y le prometió un mejor estilo de vida en Estados Unidos. En un principio la joven se resistió, pero terminó entrando a la red de prostitución tras una serie de vejaciones y amenazas.

Atendía a 20 clientes por día durante casi un año.

Una noche de invierno en Nueva York la joven se negó a prostituirse. Isaías la sacó junto a su bebé al frío de la madrugada, sin abrigos. Tuvo que regresar a la casa en la que la obligaban a vender su cuerpo para no morir de hipotermia.

La mujer, cuya identidad se mantuvo bajo resguardo en la investigación judicial, logró escapar y pedir ayuda. Después de ocho años expuso su historia a las autoridades estadunidenses.

La organización Santuario para las Familias defendió legalmente a la víctima mexicana; la abogada Lori Cohen dijo que Nueva York al menos cuatro agencias del gobierno investigan el tema de trata de personas, incluyendo una corporación que opera en la ciudad.

En Nueva York tenemos mucha suerte, es decir que la policía de la ciudad de Nueva York, tiene una rama especializando una rama en trata…

por lo menos hay cuatro agencias de autoridades investigando casos de trata aquí en Nueva York

Sostuvo que la prostitución de mujeres de todas las nacionalidades aún se realiza en burdeles, mediante anuncios en internet e incluso bajo la modalidad de envío a domicilio.

las mujeres prostituidas aquí en los Estados Unidos, las mexicanas, me dicen que los hombres, se dice los tickets, los hombres que compran servicios sexuales vienen de todas partes del mundo, no son puros hispanos…

Sale más barato si se pide una mujer en inglés que en español.

En la investigación, las autoridades usaron rastreadores satelitales, testigos protegidos e intervenciones telefónicas; el resultado: cadena perpetua para los hermanos Flores Méndez.

Trata y esclavitud sexual pierden un espacio

Previo: el 6 de junio de 2013 mataron a cinco personas en Tepito y todos los bares que busqué en el Centro Histórico estaban cerrados, menos el Azteca´s Mens Club. El lugar tenía una vida muy particular y medieron ganas de escribir una crónica. Después de seis meses lo que escribí me parece una maldita basura en muchos sentidos (ni si quiera es una crónica). Aquí va un nuevo intento con herramientas aprendidas últimamente.

—-

De día hay mucha gente, pero en la madrugada ratas y cucarachas enormes salen de las cloacas del Centro Histórico para reclamar la superficie de su reino. No es consciente de esto, pero convive con esa fauna mientras avanza borracho sobre Eje Central a las tres de la mañana, seguro que encontrará un lugar donde no aplique la ley que obliga a bares a cerrar temprano… y prácticamente ningún otra.

Afuera el ambiente es exultante: guardias de seguridad, taxistas y ambulantes conviven en un extraño ambiente de camaradería, esperando a la entrada y salida de clientes; de día la actividad se camuflajea por el bullicio de las cientos de personas que diariamente caminan por la zona, pero a las tres de la mañana ya es el único lugar abierto de los alrededores y sus luces rompen con la normalidad de la noche.

En la entrada principal del Azteca´s Mens Club se topa con dos guardias vestidos de traje y corbata que le darán trato de caballero, igual que el resto de los meseros; el acceso es sólo un trámite que incluye exhibir IFE y una revisión por favor para detectar armas y objetos de valor.

Cruzar esa puerta de vidrio es entrar al mundo del vicio, como prender un cigarro y dar el jalón que fastidia garganta y pulmones pero que hace click de placer en el cerebro.  Sin frío, con la comodidad de la contradictoria luz oscura y otros clientes que proporcionan anonimato intenta buscar mesa, pero su mirada va directo a la pista donde cuatro chicas desnudas terminan de bailar un remix de algo y van tras bambalinas.

Ahora sí, se acomoda cerca la pista y el mesero le extiende una carta atascada con una lista enorme de bebidas nacionales y extranjeras que en realidad no lee completa, sólo ve el precio de lo de siempre y lo pide al mesero. A la orden caballero.

Viéndolo bien el lugar no es tan grande: caben alrededor de 60 mesas, divididas por la plataforma con cuatro tubos metálicos. Cuatro teles transmiten Bandamax y la luz negra morada es cortada por lámparas rojas, amarillas y verdes. Siempre hay música y siempre hay mujeres.

Traen tequila, pasan dos canciones y salen otras cuatro chicas al escenario. La ve, está borracho y tiene dinero.

***

Aztecas Mens Club

En 2012 se publicó la legislación federal que permitió iniciar operativos contra lugares que promueven la trata de personas y explotación sexual, con un agregado que es clave: el consentimiento de la víctima no excluye de responsabilidad penal a quien participe en la red criminal.

Aún así las acciones de la policía y ministerio público no fueron inmediatas, asociaciones civiles tuvieron que reforzar su estrategia de acoso contra establecimientos que estaban a la vista de todos e incluso en pleno centro de la ciudad para llamar la atención sobre la urgencia de intervención oficial.

Es el caso de la Coalición contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América y el Caribe (Catwlac, por sus siglas en inglés) cuyo trabajo es dar seguimiento a toda la cadena que hace posible este negocio: desde la sustracción, sometimiento y explotación de la víctima, hasta su rescate, defensa legal, medidas cautelares, rehabilitación a la sociedad e incluso la actualización del marco legal con iniciativas de ley.

La directora regional de Catwlac, Teresa Ulloa, afirma que a las autoridades les parecía muy difícil encontrar los lugares donde se cometían estos delitos, por ello se dieron a la tarea de buscarlos y elaborar una especie de directorio que un año y medio después coincide con los puntos donde se han realizado los últimos operativos. Con una estrategia de escarcheo, que consiste en plantarse fuera de los antros para señalar su existencia, comenzaron a llamar la atención sobre la magnitud de este fenómeno delictivo.

Poco a poco han salido a la luz historias de mujeres y niñas sometidas por el método del enamoramiento, el secuestro o el aprovechamiento de vulnerabilidades. El negocio está basado en la gran retribución económica que representa con una baja inversión.

Si la víctima es virgen se pueden pagar 5 mil dólares por una, dice Teresa Ulloa, pero después se le obliga a mantener relaciones sexuales con 70 hombres al día para mantener ese nivel de ganancias; pone el caso de una mujer que rescataron y que ahora se encuentra en Nueva York: “está toda destrozada, lleva tres cirugías reconstructivas y requiere dos más”.

***

Aztecas Mens Club

 

Piel blanca, delgada, bajita y pelo corto; una falda y una blusa que apenas cubre el ombligo; ambas caen con poca cadencia dejando ver su cuerpo que aún desnudo esconde el aburrimiento de la rutina, que en este caso corre con el trasfondo de otra mezcla electrónica, igual de aburrida.

Ninguna de las cuatro mujeres se parece, se visten igual o bailan coordinadas, incluso se atropellan sobre la pista en burdas transiciones de un tubo a otro. Aunque existe cierto acuerdo sobre el momento en que deben quitarse la ropa, de tal forma que al acabar el bloque musical las cuatro quedan desnudas o sólo con la tanga.

Tener a una mujer es lo más fácil, sólo hay que llamar el mesero y pedirla. A la orden caballero. Una vez que las cuatro acabaron pasa un intermedio musical y otras cuatro mujeres salen a la pista, pero también vuelve el mesero luego un viaje tras bambalinas y tras de él una joven.

Con el mesero no hay diálogo, ella pregunta si se puede sentar e inicia una presentación que en realidad es una negociación: Diana, 26 años, ¿me invitas algo o vamos al privado? Los últimos acontecimientos borran cualquier indicio de sueño y despierta la vela platicadora del borracho, quien le pide a su acompañante una copa de dama, un vaso de cerveza de 190 pesos que garantiza la presencia de ella mientras se la acaba.

La conversación ronda el qué haces aquí, qué te parece el lugar y si quieres agárrame las chichis, con miradas lascivas pero sin seducción ni riesgo de ser bateado. Como el matador que practica con un carrito que simula la cara de un toro, sin ningún peligro de ser cornado.

Tras un rato se introduce de forma verbal la otra lista de los precios y más o menos que incluyen:

  • Copa de dama: 190 pesos, beber y platicar en la mesa
  • Copa de dama doble: 265 pesos, lo mismo pero dura más
  • Boleto baile: 265 pesos, baile desnudo por una canción
  • Cuarto: mil 450 pesos, sexo vaginal, anal u oral por 30 minutos

Y sí, al fondo están los baños de hombres y más allá una sección de privados, donde pagando los mil 450 pesos se puede tener sexo durante media hora.

***

Aztecas Mens Club

 

La esclavitud sexual se sostiene por una sociedad basada en el patriarcado que fija la cultura del sexismo, machismo y violencia contra las mujeres, en un entorno donde el poder del dinero o la fuerza dan derecho sobre la vida de otras personas, dice Teresa Ulloa.

Con estas condiciones persiste un mercado de servicios sexuales relacionados con los bailes eróticos, sexo servicio y pornografía que crecen bajo el amparo de grandes mafias locales o trasnacionales que operan con resquicios legales o simplemente bajo la corrupción. Combatir a este bloque no es nada fácil, pues incluso encuentra eco en los más altos niveles de la política.

En la iniciativa de ley de Catwlac se sancionaba con cárcel y un esquema de multas a los consumidores de estos servicios, pero legisladores federales modificaron ese apartado de tal forma que el consumidor sólo puede ser castigado si conoce la naturaleza de la red delictiva, lo que hace muy complicado perseguir a las personas que alimentan de recursos a esta mafia.

La ley es aplicable en todo el país pero los operativos se han aplicado de forma desigual, con avances en Distrito Federal y Chiapas aunque con grandes atrasos en entidades como Puebla y Tlaxcala, conocidas como fuente de origen de víctimas y victimarios. De esta forma, aunque se percibe cierto avance en zonas del DF, sobre todo Centro Histórico que prácticamente se encuentra limpio, persiste la oferta en otras regiones cercanas como el Estado de México.

Adicionalmente, grupos dedicados al narcotráfico han incursionado en esta actividad al darse cuenta de las grandes ganancias, que es un delito socialmente naturalizado y que no se persigue con la misma rabia que el tráfico de drogas, dice Teresa Ulloa. ¿Entonces cuál es la clave para combatir el problema?

Se trata de hacer responsables a los hombres, afirma Ulloa, la transformación cultural no la podemos dar sólo las mujeres. “Hay que entender que las mujeres no son ninfómanas ni existe placer (…) ni para los clientes existe placer, hay un estudio que incluso dice que se siente denigrados por acudir a sexo de paga”.

***

Aztecas Mens Club

El alcohol ha entorpecido la facultad de mantener una plática coherente, pero en el fondo sigue viva la capacidad de hacer sumas y restas: el resultado hace prohibitiva la última opción de la lista de precios y la penúltima parece que no vale la pena por durar muy poco; otra copa de dama soluciona el asunto de las finanzas.

El tiempo avanza, el trago se acaba y la copa de dama desciende vertiginosamente con vez que Diana toma un poquito. La conversación ya toca algunos puntos interesantes sobre el negocio.

El Azteca´s Mens Club es uno de los table dance más conocidos del centro de la ciudad de la México, durante sus más de 50 años de operar en Eje Central, fuera del metro Salto del Agua, se han desnudado mujeres que luego han saltado a la fama mediante la televisión o encontrando esposo ricos que las sacan de esta actividad.

Fue uno de los negocios que vivió la transición del bar de ficheras al espectáculo del table dance y aunque históricamente el sexo servicio no era uno de sus atractivos principales ahora se encuentra normalizado al interior.

Diana dice que nunca lo han cerrado, hay operativos pero nunca o casi nunca intervienen los inspectores. Aunque dice que ha visto de todo, desde peleas a golpes hasta balaceras, incluso cuenta que una vez le dispararon a un mesero afuera del bar.

¿Y aún así no lo cerraron? No, el dueño está pesado ¿Cómo se llama? Don Julio, sólo viene a cobrar.  En la pista persiste el desfile de mujeres, ya no cuatro sino tres o dos por turno, aunque sigue la llegada de más y más clientes. A las cinco de la mañana el lugar se encuentra pletórico gracias a un cambio de música, suena Diario de un borracho.

El alcohol se acabó y con él la conversación interesante. Diana se despide, experta en el diagnostico de clientes sin dinero o codos y teniendo como respuesta la promesa de volver para seguir explorando las posibilidades de la segunda lista de precios.

La cuenta se acerca más o menos a lo calculado y el pago se cumple como un tramite más.  Salir significa escurrirse entre los guardias y escapar de los taxistas que se aprovechan de consumidores ebrios. Caminar es perderse entre la noche y ver a las ratas de lejos mientras vuelven a casa con la inminente llegada del día.

***

Aztecas Mens Club

2013 estuvo marcado por operativos en bares, table dance y otros giros que funcionaban como fachada perfecta para la trata de personas y la esclavitud sexual. La acción de la policía,  ministerios públicos y asociaciones civiles golpeó una estructura del negocio, al menos en ciertas partes de la ciudad de México, como el Centro Histórico donde al menos siete establecimientos de este tipo se encuentran clausurados.

El golpe al Azteca´s Mens Club ocurrió el 30 de octubre y en total se rescataron 42 víctimas de trata; aunque es una empresa con presencia en otras ciudades el operativo fue importante por la magnitud del negocio y la  tradición que veían consumidores en ese sitio.

En la lucha no todos los cambios son culturales, persiste un interés político y falta de coordinación entre las autoridades encargadas de combatir este delito. Catwlac aprecia un afán de las autoridades capitalinas de colgarse estrellas que no le corresponden, pues ha faltado colaboración con la Procuraduría General de la República (PGR) para perseguir delitos que corresponden al fuero federal, como la delincuencia organizada.

También se adolece de un esquema integral para rehabilitar a las víctimas y que no sean vulnerables ante las redes criminales. Uno de los enfoques de la asociación es dar seguimiento cuatro o cinco años a las mujeres rescatadas que incluye un albergue de emergencia, asesoría legal, servicios humanitarios, apoyo para que acudan a declarar, alimentación, ropa, médico, hogares de medio camino, educación y proyectos productivos.

Actualmente operan con una galletería y una boutique, de tal forma que puedan tomar autonomía poco a poco; “nunca vas a volver a ser la misma pero puedes ser un ser un humano mejor”, les dice Ulloa a las mujeres que pasan por este proceso. El esquema es totalmente pertinente, pues llegan a trabajar con víctimas que arrebatan a cárteles como Los Zetas, donde requieren mayor cuidado en cuestiones de seguridad y asesoría legal.

***

El aire frío se mezcla con el humo del cigarro y fastidia aún más los pulmones, pero aún así avanza sobre Eje Central buscando un espacio para seguir tomando.

No es la misma seguridad de antes, de alguna forma el Centro Histórico de la ciudad de México ha dejado de dar cobijo a una especie de consumidores que participa de forma activa en una red criminal cuyos alcances son difíciles de comprender.

Caminar sobre Eje Central es ahora más solitario para este grupo, no hay taxistas, ni guardias metidos con calzador en trajes y corbatas, ni tantos ambulantes nocturnos ni más trato de caballero, sólo la fauna subterránea que sale a ver cómo van las cosas.

Permiso de alto nivel: cuando Estados Unidos palomeó al Negro Durazo

Arturo DurazoLa mañana del 25 de agosto de 1976 el Presidente Electo recibió al embajador de Estados Unidos que estaba investigando la conformación del nuevo gabinete y tenía especial preocupación por el perfil de uno de sus colaboradores, quizá el más cercano.

Joseph John Jova no tuvo que sacar el tema, fue el propio José López Portillo quien tomó la iniciativa y decidió hablar sobre Arturo Durazo Moreno, cuya fama preocupaba al interior del equipo de transición y activaba las alarmas del otro lado de la frontera.

El mexicano reconoció que su relación con Durazo tenía más de 40 años y se remontaba a sus épocas estudiantiles. Dijo que Arturo siempre había sido un “salvaje”, un tipo impetuoso, muy atlético, algo indisciplinado pero valiente y un verdadero amigo.

Sin falsa modestia López Portillo dijo que él siempre había sido más inteligente, pues era quien daba buenos consejos y ayudaba a preparar los exámenes, aunque su relación con Durazo se complementaba en otros ámbitos: cuando jugaban futbol Arturo era excelente ejecutando las jugadas y confrontándose con los rivales.

Desde el principio reconoció que para la fuerza y personalidad de Arturo únicamente había dos caminos: trabajar para la ley o para el crimen… aunque en México estos dos mundos comúnmente se entrelazan y por ello le preocupaba que su amigo tuviera ligas con el negocio de los estupefacientes.

Al no ser una visita judicial ni vinculante, el experimentado diplomático se limitó a escuchar la confesión de más alto nivel, mientras seguían desayunando en una zona asegurada por el Estado Mayor Presidencial.

Las deferencias para el amigo Arturo no pararon durante toda la conversación: confiaba absolutamente en su lealtad personal, sabía que arriesgaría su vida para salvar la suya, le confiaría la seguridad de su familia y le había tenido en el círculo más íntimo durante toda la campaña.

José López Portillo no ocultó sus intenciones y las puso sobre la mesa para que el gobierno amigo las sopesara: quería mantener a Durazo en algún cargo de seguridad, de poder e influencia, pero aseguraba que tenía la capacidad de controlarlo adecuadamente y no le daría ninguna cartera relacionada con el combate a las drogas.

Mientras avanzaba la plática matutina López Portillo iba adquiriendo seriedad y su discurso se confundía con el de un estadista: México continuará la lucha contra los estupefacientes con el mismo vigor que antes o incluso más durante su administración.

La conversación derivó en otros temas del momento, posibles nombramientos de gabinete y chismes de alto nivel, pero el tema Durazo fue el que quedó en la mente de Jova, quien agradeció a su interlocutor la franqueza y apertura para hablar del tema, sobre todo por tratarse de una amistad tan larga y por representar un riesgo directo para la seguridad del presidente electo.

Al terminar el desayuno, el estadunidense volvió a su embajada, escribió los pormenores de la reunión y remató:

Yo estaba feliz porque reconoció nuestro interés en la posible asignación de Durazo en el campo de los estupefacientes, me sentí gratificado por sus explicaciones y garantías. La utilización de los talentos de Durazo en otros campos no es algo que esté en el ámbito de nuestras preocupaciones legítimas. JOVA.

Puso punto final, llenó el formulario y ordenó al personal técnico enviar la comunicación a Washington. Así fue como el gobierno de Estados Unidos palomeo a uno de los personajes que mejor representa la corrupción y decadencia de la época presidencial.

***

Los cables diplomáticos filtrados por Wikileaks dan cuenta de que no fue la primera reunión que buscó Joseph John Jova para enterarse del tema, pues un día antes conversó con Pedro Ojeda Paullada, quien estaba listo para ocupar la Procuraduría General de la República (PGR) a partir del 1 de diciembre.

El tema Durazo fue central durante esa conversación, pues según consta en los documentos el Presidente Electo llegó al desayuno del 25 de agosto prevenido sobre la agenda que interesaba a Estados Unidos, adelantándose a los cuestionamientos y ofreciendo alternativas.

El momento de estas entrevistas Jova tenía 57 años, estaba en su última misión en el Servicio Exterior de Estados Unidos luego de haber trabajado como embajador en Honduras (1965-1969) y representante en la Organización de Estados Americanos (OEA) (1969-1974).

Fue nombrado embajador extraordinario y plenipotenciario en México el 19 de diciembre de 1973, entregó sus cartas credenciales el 30 de enero del año siguiente y sirvió a su país en ese puesto hasta el 21 de febrero de 1977. No tuvo ninguna otra asignación en el exterior y murió en 1993, con 77 años cumplidos.

Escribió el cable como parte de sus tareas de inteligencia en México, teniendo como contexto la Guerra contra las drogas que inició Richard Nixon en 1971, el presidente de EU que renunció el 8 de agosto de 1974 forzado por el escándalo del Watergate, por lo que aún tuvo tiempo para nombrar Jova como embajador.

***

Henry Kissinger A su escritorio llegaban documentos secretos de todas partes del mundo, sobre todo relacionados con la URSS y la seguridad interna de Estados Unidos; aún así, algo llamó su atención en el cable venido desde la ciudad de México, porque dedicó unos minutos para analizarlo y escribir una respuesta de vuelta.

Desde el Departamento de Estado Henry Kissinger tenía un amplio panorama sobre los intereses de su país y el mapa internacional era un tablero para acomodarlos; en un mundo polarizado su relación con el vecino tercermundista no era un asunto menor, por ello había ordenado un seguimiento puntual al cambio de gobierno para que no hubiera ninguna sorpresa, sobre todo en el tema de seguridad.

Aunque estaba acostumbrado a tratar con el Presidente de Estados Unidos y con los jefes de Estado más influyentes del globo para él la burocracia mexicana y sus orientaciones eran un tema corriente.

Estamos encantados de aprender sobre sus conversaciones con JLP y Ojeda, le escribió a Jova.

Kissinger dijo que era tranquilizador saber que el Presidente Electo conocía la naturaleza de Durazo, además de que era suficiente el compromiso de mantener la lucha contra el crimen organizado. “Estamos en completo acuerdo con usted, el asunto de Durazo debe quedar tal cual, sin discusiones”.

Acto seguido el secretario de Estado consultó al embajador sobre cuál debía ser la estrategia en el combate a las drogas y puso a su disposición el envío de más personal capacitado, aumentar los apoyos o tomar acciones directas.

La preocupación es que con el cambio de gobierno la burocracia mexicana pierda poder de acción, lo cual podría afectar la campaña contra los cultivos de amapola, escribió.

 Y acaba: “Sus opiniones sobre este problema se apreciarán, así como cualquier solución existente. KISSINGER”.

***

El inicio de sexenio fue fastuoso. Apenas José López Portillo se puso la banda presidencial comenzó un intento desaforado por desmarcarse de su antecesor con una limpia en el gabinete donde sólo repitieron dos funcionarios en los puestos clave (Muñoz Ledo y Ojeda), aunque en realidad siempre estuvieron más identificados con el nuevo Ejecutivo.

Arturo Durazo quedó fuera de los puestos federales, pero aún así su amigo le consiguió un puesto de seguridad, de poder e influencia: director de Policía y Tránsito de la ciudad de México. Durante el sexenio 1976-1982 la institución vivió un proceso de decadencia hasta convertirse prácticamente en una banda criminal.

La prensa de la época cuenta cómo se institucionalizó la corrupción, el asesinato de 14 colombianos que querían competir en el mercado de la droga, la poca confianza que se tenía en la policía y los excesos en fiestas que tenían lugar en residencias extravagantes1. Uno de sus colaboradores más cercanos, José González, narró decenas de actos de corrupción en su libro Lo Negro del Negro Durazo, que fue un éxito editorial en la década de 1980.

El poder Presidencial garantizó que Durazo no tuviera ningún problema en el sexenio 1976-1982, pero el sucesor de López Portillo llegó con las mismas ganas de romper con su predecesor e inició una campaña de renovación moral que incluyó el ataque a las formas más cínicas de corrupción del sexenio anterior. Así fue como inició la persecución de Arturo Durazo, primero en México y luego en el extranjero cuando se reportó su presencia en países como Estados Unidos, Canadá, Puerto Rico, Italia y España.

El ex funcionario fue detenido en 1984 gracias a la cooperación del gobierno de Estados Unidos, quien tenía una acusación contra Arturo Durazo por tráfico de drogas y otros delitos que finalmente lo llevarían a la cárcel. Para entonces Kissinger ya no era secretario de Estado; Nixon, Jova y López Portillo estaban en el retiro.

Fuentes:

  • Cables de Wikileaks disponibles en wikileaks.org:

1976MEXICO10915_b

1976STATE213329_b

  • González, José, Lo Negro del Negro Durazo, Editorial Posada, México 1984.

  • Departamento de Estado de Estados Unidos, archivo histórico, en http://history.state.gov
  • El País, archivo digital, 31 de enero 1984.

Digresiones: Economía, XV años y franela

Marco Corleone 11 de octubre lucha de colosos
Marco Corleone 11 de octubre lucha de colosos

En la esquina de tercera calle de Honduras, donde acaba Chile, un franelero va por su desayuno: “dame un jugo pero con dos huevos”, le grita al ambulante mientras aparta la calle con dos cajas esperando a las muchachas que vienen por vestidos de XV años o a las más grandecitas que van por el de novia.

El Indios-La Villa te mete en el corazón del Centro Histórico; toda una calle para ver los modelos y elegir accesorios para la fiesta, precios varios y a la medida.

Una pequeña distracción y pasas del Mini Cooper descapotado para pasear a la quinceañera al cartel de La Arena Coliseo: Marco Corleone como estelar en la batalla de colosos del 11 de octubre, evento grabado para la televisión.

*          *          *

Números del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dicen que de 2006 a 2011 bajó 22 por ciento el consumo intermedio total de la industria textil y del vestido.

Los puestos de trabajo del sector cayeron 29 por ciento; la fabricación total de insumos 14 por ciento, la de prendas de vestir 18 por ciento y así siguen todos los indicadores.

Si ponemos las cifras en una gráfica se aprecia una caída pronunciada en 2008 y 2009, producto de la crisis económica que sacudió a los mercados internacionales.

*          *          *

No es tan temprano pero los empleados de los negocios van abriendo y en el afán por lavar las banquetas dejan agua cochina en el asfalto, zona de trabajo del franelero que no pierde el buen humor matutino: “rechingas a tu madre mi hermano”, saluda a un vendedor ambulante de vestiditos blancos (sí, hay para todos los bolsillos).

Pasado el mediodía quinceañera, mamá, hermana y hermano le dan trabajo al franelero, bajan del auto y recorren Chile; pasan de largo de las tiendas y van directo a los accesorios, ignorando los puestos de ropa interior para princesa porque viene un hombre en el grupo.

Preguntan precios, la mamá repela con las velas, la quinceañera se emociona con una tiara, el hermano siempre con los brazos cruzados, la hermana da consejos y así transcurre la jornada entre la calle de Chile, la segunda del Perú y la tercera de Honduras.

*          *          *

La calle de Chile es como un indicador económico: los precios y elegancia de las tiendas son altos si están más cerca del centro y bajan entrando a La Lagunilla. Los puestos de comida, discos y recuerdos para la fiesta son los subindicadores: el gobierno del DF los tiene vetados del primer cuadro pero van apareciendo poco a poco hasta complicar la circulación.

Para la industria los números del Inegi tocan fondo en 2009, en 2010 comienza una ligera recuperación pero no se consolida en 2011, dibujando una “M” deforme sobre la gráfica, cuya lectura es que pasó la emergencia pero la máquina no da para repuntar por completo.

*          *          *

El convoy que encabeza la mamá de la quinceañera y decenas de compradores más hacen el gasto hormiga, dejando poco dinero en varios negocios de tal forma que a los puestos de quesadillas, aguas y cigarros sueltos no les faltan clientes.

Aunque no lo saben son el último eslabón de una economía que busca sortear los vaivenes que se pueden graficar con indicadores, pero se aprecian con mayor claridad en las calles y en la abundancia de su fiesta de XV años.

Quinceañera, mamá, hermana y hermano vuelven al carro cargados con varias bolsas, antes de arrancar pagan 15 pesos y escuchan la despedida del franelero: “sale, que dios los bendiga”.

Cifras inegi sector textil
Cifras inegi sector textil

Mini encuentro con el Dalai Lama

Fui a la conferencia de prensa del Dalai Lama en la ciudad de México, aunque llegué exactamente a las 14:00 horas no me dejaron pasar pues la organización requería registro media hora antes para cumplir el protocolo del Estado Mayor Presidencial (gracias maestros de la CNTE por bloquear Reforma).

Esperé afuera de la sala durante una hora y pude ver a Su Santidad (recibe ese trato por su origen divino) durante dos minutos, mientras se dirigía al ascensor del hotel Marquis.

Durante el corto trayecto buscó las caras de las personas que le rodeaban y regalaba sonrisas sinceras (eso parecía). Se detuvo al menos tres ocasiones para sacarse fotos con sus feligreses y hasta tenía breves conversaciones.

En la segunda foto de esta entrada se puede apreciar una de las ocasiones en que buscó mi cara y sonrio. Buen tipo.

Perfecta organización del Estado Mayor Presidencial, no se le va nada y son educados (fríos pero no sangrones; bastante chistosa su forma de ignorar a los organizadores que querían darles órdenes).

 

20131011-190249.jpg

20131011-190308.jpg

20131011-190420.jpg

20131011-190528.jpg

20131011-190723.jpg

20131011-190824.jpg

20131011-190900.jpg

 

Crónica: Desalojo bajo helicópteros

Imagen¿Tienes miedo?

-No…

Nadie sabe si miente, pero antes del paso arrasador de los antimotines dos helicópteros dan el primer golpe a la voluntad de los manifestantes: de sus hélices sale un ruido seco y contundente que no se detiene durante seis horas.

El Greñas llega al Centro Histórico para unirse a sus compañeros anarquistas, una especie de tribú con líder definido y código que mantiene fuera los nombres: el obeso es ‘el Gordo’, el flaco es ‘el Huesos’, el de la cachucha ‘el Gorra’, el de rastas ‘El Rasta’…

Al poner los pies en el Zócalo se da cuenta que la estrategia intimidatoria es apabullante: calles aledañas se llenan de policías, negocios comienzan a cerrar y de todos lados llegan mensajes con el ultimátum de desalojo… pero sobre todo los helicópteros.

La tarea de los Black Hawk es simple, sobrevolar a los manifestantes para impactar con la majestuosidad de su estructura; tan bajo que desde tierra se pueda leer POLICIA FEDERAL a sus costados, tan lejos y rápido que nadie se atreva a atacarlos.

Los anarquistas pretenden que no le afecta el ambiente, sincronizan su discurso y se preparan para la guerra.

El Greñas y sus compañeros invierten cuatro horas en la delicada tarea de formar una barricada: primero vallas que dejó el gobierno del DF, colchones, trozos de madera y abundante basura, todo unido con muchas vueltas de alambre.

La estrategia intimidatoria funciona, cada vez hay menos manifestantes, aunque los que se quedan están listos para pelear.

– ¿Por qué hay tan poquitos maestros?

– Tienen miedo de que nos madruguen, muchos ya se fueron

-¿Tienes miedo?

-No, le vamos a romper su madre a la policía

Son las cuatro de la tarde y se cumple el ultimátum; antimotines chocan el suelo con sus escudos mientras avanzan lento rumbo a la barricada, del otro lado al menos 100 manifestantes golpean piso y paredes con palos.

La barricada no aguanta ni un minuto. Cuando el primer oficial rompe la débil defensa los manifestantes huyen sorprendidos por el despliegue; apenas dan la vuelta y ya están rodeados de escudos.

El Greñas y compañía huyen por calles liberadas estratégicamente por el operativo, sin un enfrentamiento directo pero con corretizas donde se lanzan todo tipo de proyectiles. Las escenas más violentas se dan en escenarios de desigualdad: 20 uniformados contra tres manifestantes, por ejemplo.

Todo el escape es vigilado por helicópteros, aunque a veces el ruido de las hélices baja de volumen por los gritos de la batalla:

– Están dando la vuelta, ¡nos van a encapsular…!

– Los puercos salieron de Catedral y palacio nacional

Aún así, ningún anarquista es detenido, saben el momento exacto para atacar y correr, sobre todo para correr.

Tras el operativo la célula anarquista se reúne a fumar en el Monumento a la Revolución; cuentan cómo escaparon por poco de una detención o lo valientes que fueron frente a los antimotines y que están listos para volver a marchar.

A pesar de la derrota se van separando con cierto orgullo por haber estado el viernes 13 de septiembre frente a frente con el aparato represor.

Ya no hay helicópteros, pero en la cabeza del Greñas siguen batiendo fuerte las hélices del Black Hawk, generando una combinación de miedo y adrenalina que le abre los pulmones y le permite fumar con cierto placer renovado.