Conectar con el lector: el reto de los perros de Reforma

Reforma cumplió 20 años y estrenó diseño
Reforma cumplió 20 años y estrenó diseño

Reforma modifica su apuesta visual y aunque no llega a las minicolumnas principales de Milenio (Ciro Gómez Leyva 280 palabras, Carlos Marín 170 palabras, Joaquín López-Dóriga 459 palabras) a Juan Villoro[1] 3 mil 600 palabras le parecen pocas para escribir una reflexión. Lo mismo opina el columnista Jesús Silva-Herzog Márquez, quien en una colaboración de 758 palabras critica la tendencia a “asfixiar la palabra y expandir las imágenes”[2].

Y es que parece que algunos medios han llegado a la conclusión de que no es importante hacer leer tanto a sus audiencias mientras encuentren la forma de conectarlos con su mensaje y fomentar el debate público.

Con este panorama cabe preguntarse ¿el papel de los medios en una democracia está determinado por la extensión y seriedad de sus contenidos? En este ensayo final se argumentarán los pros del uso de formatos cortos y con fuerte apuesta visual y se contrastarán con los argumentos presentados por dos columnistas de Reforma que opinan que la base de un periodismo con “seriedad informativa” (Villoro) debe estar basada en el uso extendido del lenguaje escrito. Como guía del trabajo se discutirá el papel democrático de los medios.

PODER CONECTAR: LA CLAVE

Si el poder es una capacidad relacional que permite influir de forma asimétrica en las decisiones de actores sociales[3] entonces el sueño de todo periodista y medio de comunicación es lograr que sus contenidos tengan efecto sobre su público, no en el sentido de obligarlos a que hagan algo sino de interesarlos o involucrarlos en sus temáticas y siendo parte fundamental del proceso de construcción de significado que se forma desde el discurso. Un medio será poderoso mientras logre conectar sus contenidos con las audiencias.

En este camino forma y fondo van unidos de la mano, pues en la industria de la comunicación se ha concluido que es igual de importante la sustancia de un contenido con la forma en que se presenta. Así, se puede concluir que un cambio de diseño y apuesta por formatos cortos y visuales en Reforma no tiene fines exclusivamente estéticos.

Rodney Benson ofrece una pista para analizar el tema al describir cómo la apuesta periodística de un medio de comunicación está relacionada con su visión de la democracia. En la visión elitista de Watchdog[4] la tarea principal es examinar a los personajes y el comportamiento de los funcionarios, monitorear de cerca sus actividades en busca de actos de corrupción o incompetencia, analizar de forma crítica las políticas públicas y proveer información de forma confiable y profunda sobre los hechos sociales[5].

Sin embargo, en el modelo deliberativo la prensa trabaja junto al público aportando reflexión y valor al proceso de toma de decisiones, “en el modelo deliberativo los medios mainstream como BBC o The Washington Post no son tanto valorados por su capacidad de fundamentar bien sus investigaciones, sino por su estatus inclusivo, de entidades mediáticas que apoyan una búsqueda basada en el acuerdo de la sociedad por el bien común”[6].

Aunque la función de Watchdog es la preferida y más conocida de los periodistas no es la única que juegan en una democracia.

Si Reforma reduce el tamaño de sus textos y decide exhibir un mayor despliegue gráfico no significa que decline su labor periodística o que dé preferencia a estándares comerciales sobre su misión dentro de la democracia, quizá quiere dejar de ser un perro enojado para dejar campo abierto a la deliberación de los temas que cotidianamente trata en sus páginas: corrupción, inseguridad, conflicto político, intereses económicos, construcción de ciudadanía, etc.

SEGUIR LA CORRIENTE

Las críticas de Juan Villoro y Jesús Silva-Herzog Márquez pueden aglutinarse en dos campos: la reducción de textos y el uso excesivo de elementos gráficos. En el primer tema concuerdan que sacrificar palabras es perder fuerza en la opinión y la información (Villoro), además de una tendencia a dejar de lado el reportaje largo y cuidado (Silva-Herzog).

No es coincidencia que ambos vean este fenómeno como resultado una crisis mal encarada por un medio impreso ante los cambios tecnológicos. Benson afirma que un efecto del modelo elitista ante el trabajo en multiplataformas es dejar de tener tiempo y espacio para la investigación periodística y usarlo para el reempacamiento de contenidos.

En su segundo argumento señalan un uso excesivo de elementos gráficos, de tal forma que para Villoro el nuevo diseño no está pensado para leerse sino para verse y Silva-Herzog critica la tendencia de treparse a la moda de las imágenes. Ambos van más allá y acusan sexismo: para Villoro hay una explotación de la mujer como objeto sexual en la páginas del diario y a Silva-Herzog le pareció lamentable publicar en primera plana el trasero de Salma Hayek.

En una de sus entrevistas Natalie Fenton expone lo seductor que resulta el espacio en blanco con las nuevas posibilidades tecnológicas del periodismo: hay un sentido de que se pueden poner más que las fotos de una entrevista o que ilustran una nota, se pueden colocar testimonios completos, videoclips, producir podcast[7].

De tal forma, el abuso de estos elementos gráficos es una posibilidad presente al trabajar con todas las herramientas que ofrece la tecnología, sin mencionar a los diseñadores y programadores que están preparados para cambiar radicalmente la forma en que se presentan los contenidos. ¿Cual es el justo medio?, seguramente nunca nos pondríamos de acuerdo, aunque este debate puede dar una pauta para limitar el uso de todas las posibilidades

EL RETO

La argumentación de los columnistas parece tener sustento: es criticable que se dejen de hacer contenidos de calidad para reempacar notas y que se abuse de elementos gráficos, sobre todo sexistas, para atraer más lectores, pero si el diario Reforma quiere dar un giro en su forma de entender la democracia para pasar a un modelo más deliberativo las críticas significan que no todos los colaboradores conocen el rumbo del barco.

El cambio no es menor porque se trata de un diario acostumbrado a trabajar como Watchdog y sus colaboradores también se asumen como perros vigilantes que, ante el cambio de diseño, aprecian un retroceso en su tarea informativa. Una primera tarea de Reforma sería poner a todo el equipo periodístico en la misma sintonía.

De todas formas, aunque los cambios cuadran en el modelo deliberativo lo más seguro es que Reforma siga persiguiendo casos de corrupción, gastos excesivos en el sector público, problemas de inseguridad y asuntos similares; de tal forma que es probable que pronto salga otra portada con los gastos de Romero Deschamps y su familia con dinero de Petróleos Mexicanos (Pemex).

El problema de Reforma no es amarrar a sus perros, sino enseñarles las bondades y enormes posibilidades que se esconden detrás de un cambio de diseño. Juan Villoro no tiene ningún problema, todos queremos leerlo, aunque sea en 3 mil 600 palabras.

Referencias:

  • Fenton Natalie (2010) NGO’s New Media and the Mainstream News: News from everywhere. News Media, Old News. Journalism & Democracy  in the Digital Age. Sage.
  • Benson Rodney (2010) Futures on the News: International considerations and further reflections. Fenton Natalie (ed), (2010) News Media, Old News. Journalism & Democracy  in the Digital Age. Sage.
  • Castells Manuel. Comunicación y Poder. Madrid Alianza, 2010

[1] En Artículo bonsái, Juan Villoro, columna publicada el 29 de noviembre en Reforma y vista en http://goo.gl/RLQaGM el 2 de diciembre de 2013.

[2] En Una crítica, El blog de Jesús Silva-Herzog Márquez en http://goo.gl/pBAvjT, visto el 2 de diciembre de 2013.

[3] Castells Manuel. Comunicación y Poder. Madrid Alianza, 2010.

[4] En la analogía del perro guardián que tiene como contrario al Lapdog, que describe a una prensa cómoda para los intereses políticos y económicos.

[5] Benson Rodney (2010) Futures on the News: International considerations and further reflections. Fenton Natalie (ed), (2010) News Media, Old News. Journalism & Democracy  in the Digital Age. Sage.

[6] Idem

[7] Fenton Natalie (2010) NGO’s New Media and the Mainstream News: News from everywhere. Fenton Natalie (ed), (2010) News Media, Old News. Journalism & Democracy  in the Digital Age. Sage.

Un pensamiento en “Conectar con el lector: el reto de los perros de Reforma”

  1. “En la misma prensa, 20 años después.
    En 1993 me decían que el periodismo serio se imprimía en blanco y negro. Ahora, en 2013, que debe llenar páginas con largos textos, fotos pequeñas, poco color y temas “importantes”.
    Creo que el periodismo serio no se mide por eso. Antes, como ahora, el periodismo serio permite que lo critiquen en sus propias páginas. Toma riesgos, innova.
    Se define porque investiga, analiza y sintetiza los datos, las ideas, para adaptarse a un lector que evoluciona día a día. Si se equivoca, corrige. Avanza. Cambia paradigmas. Trata profesionalmente cualquier temática. Le ofrece al lector información de todas las facetas de la vida, incluso aquellas “triviales”.
    Eso se hizo hace 20 años. Afortunadamente, hoy hay mucha gente trabajando para que la historia de 1993 se repita”, reflexión de personal de Talento y Reclutamiento de Grupo Reforma, publicado en su Facebook.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s