Conflicto por el agua: disyuntiva entre el desarrollo y la conservación de los recursos naturales

Contexto: la ciudad de México y en general la zona metropolitana que la rodea se encuentra en clara desventaja para dotar de agua a todos sus habitantes, ya que aunque existen pozos locales la mayoría se encuentran sobreexplotados y no tienen capacidad de recarga; desde mediados del siglo pasado urbanistas se anticiparon a este conflicto y diseñaron un complejo sistema de abastecimiento a la zona metropolitana desde entidades vecinas, de esta forma las cuencas Lerma y Cutzamala en el Estado de México se convirtieron en proveedores importantes de esta ciudad de más de 8 millones de habitantes.

La baja cantidad de lluvias durante 2009 ha agudizado el conflicto por el agua, sobre todo en diferentes comunidades del Edomex; la queja más recurrente es que municipios ricos en ríos y manantiales no tienen acceso al servicio agua potable, pues el abastecimiento a la ciudad de México antecede a sus necesidades.

Con este panorama, ¿cuál es la alternativa que las autoridades deberían seguir para garantizar el abasto en las grandes concentraciones urbanas, pero a la vez no dañar a las comunidades cuyo único patrimonio son sus recursos naturales?

La ciudad más grande del mundo
La ciudad más grande del mundo

A favor de garantizar el abasto al DF y municipios aledaños: La ciudad de México es el territorio de mayor pujanza económica en nuestro país, ahí se encuentran los polos de desarrollo más importantes en términos políticos (la sede de los tres poderes), económicos y sociales (universidades, museos), garantizar el abasto es sinónimo de garantizar el desarrollo y una mejor calidad de vida para los millones de personas que habitan la urbe; sin embargo, se deberían de promover esquemas para mejorar el consumo y concientizar a las masas consumidoras sobre los daños y carencias que pasan las personas que habitan las comunidades de donde proviene el líquido.

El agua debe entenderse como un bien de la nación y por lo tanto debe tratarse como un tema de interés nacional; el hecho de que la ciudad de México no cuente con el agua suficiente para abastecer a sus habitantes no significa que el pacto federal que sostienen al Estado mexicano no pueda ser utilizado para subsanar las carencias de una entidad con las riquezas de otra; de la misma forma, el DF proporciona trabajo a cientos de migrantes de otros estados y los municipios aledaños otorgan espacios para la vivienda, la mayoría de ellos sin pagar impuestos.

A favor de que las comunidades conserven los bienes naturales: un plan de desarrollo adecuado se enfocaría en dejar de impulsar el crecimiento desmedido de las grandes urbes y en garantizar todos los servicios básicos a aquellas comunidades que aportan sus recursos naturales sin recibir, la mayoría de las veces, retribuciones en obras o inversiones.

El agua, los árboles, incluso los animales, son parte de la enorme herencia cultural que reside en los pueblos autóctonos; destruir estos bienes o arrebatárselos es prácticamente destruirlos, en todo caso se trataría de una política genocida la cual no estaría acorde a un país cuya riqueza principal es el origen pluricultural de la gente que lo habita.

A la baja en 2009
A la baja en 2009

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s