Tlatlaya: bloqueo del Ejército y la operación Marina Armada

El Ejército bloqueó la investigación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) para conocer con mayor amplitud cómo actuaron los soldados involucrados en el caso Tlatlaya, aún cuando hay información oficial que confirma que dos generales estuvieron en la bodega donde fueron asesinados 22 civiles.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) aseguró que no cuenta con evidencias documentales para mostrar bajo qué circunstancias actuaron sus elementos al llegar a la bodega ubicada en el poblado de San Pedro Limón, al sur del Estado de México, según consta en un oficio incluido en el expediente de 7 mil 700 hojas integrado por la CNDH.

No obstante, en el sitio del tiroteo se concentraron 55 elementos del Ejército provenientes de dos diferentes batallones, no sólo de no como se había informado hasta el momento. Además, de 21 marinos, quienes estuvieron ahí al menos ocho horas.

El manual de uso de la fuerza del Ejército señala la necesidad de que los soldados lleven cámaras de video para grabar sus actuaciones.

Según la Sedena, el batallón involucrado en el caso Tlatlaya no llevaba el equipo necesario, pues no se consideró que el patrullaje de ese día implicaría la necesidad de usar las armas.

Aunque los soldados consideraron que no era una región de riesgo, a lo largo de 2014 el gobierno del Estado de México pidió la presencia de fuerzas Federales para reforzar la seguridad en la zona. Con motivo de estos operativos, se documentó el rescate de personas secuestradas y el aseguramiento de armas.

Los comunicados de prensa sobre seguridad en el municipio durante los últimos años versan sobre decomisos de marihuana, narcolaboratorios y detenciones de presuntos integrantes de la familia.

Mediante diversos oficios, la CNDH cuestionó al Ejército sobre la organización de los soldados el día de la balacera.

La respuesta oficial fue firmada por el comandante de la Zona Militar 22, localizada en el municipio de Santa María Rayón y dice lo siguiente:

“La comandancia del 102/o Batallón de Infantería señaló que carece de evidencia documental respecto a la organización y las actividades que realizaba el personal que integró la base de operaciones ‘San Antonio del Rosario’, el pasado 30 de junio, así como la forma en que el resto del personal de la base apoyó a los elementos agredidos inicialmente”.

En ese mismo documento, enfatiza que el operativo estuvo a cargo de un oficial comandante cuya misión fue, dice textualmente, “reducir los niveles de violencia en el país”. El nombre de este militar fue borrado por la CNDH en la versión pública del expediente revisado por la Primera Emisión de Noticias MVS.

En un oficio anterior, el comandante de la Zona Militar 22 informó que a las 5:00 de la mañana de ese 30 de junio, los siete elementos realizaban un “reconocimiento de ruta” a bordo de una camioneta Cheyenne, sobre la carretera San Antonio del Rosario-San Pedro Limón.

Según esta versión, la balacera inició cuando un soldado detectó una persona armada fuera de la bodega y pidió a sus compañeros que se detuvieran para inspeccionar. El oficio relata lo siguiente:

“Al tratar de circular en reversa se inicia una agresión con disparos de arma de fuego en contra del personal militar provenientes del interior de la bodega, generándose una agresión real e inminente y sin derecho, sin que haya mediado provocación (…) por lo que personal militar repelió la agresión…”

La versión del Ejército sobre el tiroteo ocurrido la madrugada del 30 de junio del 2014 en el municipio de Tlatlaya fue que se trató de un enfrentamiento. No obstante, esa postura se vino abajo cuando la Agencia de Noticias AP y la revista Esquire descubrieron indicios de ejecuciones extrajudiciales.

Expediente Tlatlaya

DOCUMENTOS CERRADOS

Sin documentos que ayuden a probar la actuación del Ejército, las declaraciones de los militares implicados se vuelve clave para saber qué pasó dentro de esa bodega. Y, en este sentido, la CNDH hizo una petición formal al juez militar encargado del caso para que se abrieran los expedientes.

El Ministerio Público Militar dijo estar dispuesto a abrir los documentos. Sin embargo, el abogado defensor se opuso al rgumentar que la CNDH, desde su punto de vista, no está facultada para revisar las faltas militares.

Según el litigante, del cual no se sabe si es privado o de oficio, la información sobre los homicidios o ejecuciones ya estaba en la Procuraduría General de la República.

El juez militar dio la razón al abogado y las declaraciones ministeriales de los soldados encarcelados no fueron abiertas, aún cuando, públicamente, la Sedena aceptó la recomendación del caso.

La cerrazón ante las indagatorias de la CNDH están incluidas en el expediente revisado por el equipo de esta Primera Emisión de Noticias MVS.

Sin embargo, en la propia recomendación sobre la ejecución extrajudicial no se incluyeron esos detalles.

El abogado Juan Carlos Gutiérrez, director de Idheas Litigio en Derechos Humanos, dijo que el juez militar no debió tomar la decisión de abrir o no los expedientes, sino simplemente dar acceso a la petición de la CNDH, que es el organismo facultado para reunir toda la información que considere pertinente.

Sostuvo que la Comisión de Derechos Humanos debió perfilar la recomendación para ver los expedientes, cuidando que no se violenten las garantías de los procesados.

“La CNDH no debió haber aceptar ese argumento, porque independiente del argumento del juez es evidente que el acto de indisciplina o los actos relacionados con investigaciones de procedimiento militar, tienen que ver con el acceso a la justicia y tienen que ver con el saber por qué y qué declaraciones y testimonios hay.

No hay ninguna posibilidad que  una autoridad le niege acceso a la CNDH porque estaría violando su mandanto constitucional”.

 

EL OPERATIVO MARINA

El expediente de la CNDH permite revisar la participación de la Marina en el caso Tlatlaya.

En la investigación aparece un informe elaborado por el contralmirante del Servicio de Justicia Naval, Alejandro Miguel Vázquez, quien reconoció que un comando de marinos llegó a la bodega para prestar apoyo a los militares.

Se trató de un capitán de fragata a cargo de la Base de Operaciones del municipio de Luvianos, quien recibió una denuncia anónima a las 5:15 horas sobre una balacera entre soldados y delincuentes.

El mismo capitán de fragata –cuyo nombre fue borrado del expediente- acudió a la bodega encabezando un convoy con otros dos oficiales y 18 marinos armados.

Al llegar se entrevistó con el jefe del Batallón Militar 102, quien le comunicó el rescate de tres mujeres secuestradas y la muerte de 22 presuntos delincuentes.

Una de las mujeres, dijo al capitán de Fragata que conocía la ubicación de casas donde estaban secuestradas entre 10 y 12 personas, incluyendo adultos mayores y niños.

Durante más de dos horas, los marinos revisaron esas casas de seguridad acompañados de la propia víctima recién liberada y de miembros del Ejército. Alrededor de las 10:50 horas, regresaron a la bodega sin haber tenido éxito en el operativo.

La Marina no informó si en los trayectos recorridos la mujer les dijo algo sobre lo que había atestiguado horas antes: la supuesta ejecución de civiles rendidos y desarmados. Al menos eso no consta en el expediente.

Ella habló de eso, hasta que tuvo frente a sí a periodistas y, más tarde, a visitadores de la CNDH.

IMG_0691

OTRO BATALLÓN

Algo que tampoco estaba públicamente confirmado, hasta el momento, fue la participación de otro Batallón del Ejército. Se trató de 25 soldados pertenecientes a la Zona Militar 35 ubicada en Chilpancingo, Guerrero.

De acuerdo con oficios, ellos acudieron en apoyo de los otros militares una vez terminado el tiroteo y su labor fue hacer un cordón de seguridad en la zona.

Llegaron alrededor de las 6:30 de la mañana y se marcharon después de las 14:00 horas, tiempo durante el cual, según los testimonios de las tres mujeres rescatadas, los militares acomodaron las armas y los cuerpos para para ocultar las ejecuciones.

Aunque el Ejército dice no contar con pruebas documentales sobre la actuación de sus soldados, en el expediente de la CNDH se mencionó que, el comandante jefe del Batallón 102, al que pertenecen los militares encarcelados, llegó al lugar de los hechos a las 7 de la mañana.

Con estos datos, se puede saber que entre las 6:00 y 12:30 horas se concentraron al menos 55 elementos del Ejército destacamentados en Guerrero y el Estado de México, además de 21 marinos.

Además, dos militares de mayor rango; generales de brigada diplomados del Estado Mayor quienes eran, precisamente, los encargados de los cuarteles de Santa María Rayón y Chilpancingo, tuvieron una reunión dentro de la bodega para supervisar lo hecho por los soldados.

Los nombres de los generales fueron entregados por el Ejército a la CNDH pero no detallaron a qué conclusiones pudieron llegar. Por el momento, la identidad de ambos se mantiene resguardada por “protección de datos personales”.

Pero tampoco puede saberse si fueron mencionados por los soldados encarcelados. El equipo de Investigaciones Especiales de Noticias MVS revisó el expediente de más de 7 mil hojas que realizó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), tras una solicitud de información luego de que la defensa de los solados procesados tratara de impedirlo mediante un juicio de amparo.

De hecho, un juez federal ordenó en diciembre pasado que el expediente se mantuviera cerrado hasta en tanto no terminara de analizar el caso, es decir, si los documentos en poder de la CNDH podían ser públicos o debían mantenerse bajo reserva.

Pero cuando entró en funciones el nuevo “ombudsman”, Luis Raúl González Pérez, la propia CNDH elevó al caso Tlatlaya a la categoría de violaciones graves a los derechos humanos y, casi al mismo tiempo,  la defensa de los soldados se desistió el juicio de amparo y, con ello, el expediente quedó de nuevo abierto.

La solicitud para acceder al expediente, se hizo por este espacio informativo en octubre del año 2014.

 

LOS TESTIMONIOS

Las declaraciones de las mujeres liberadas, representan uno de los temas sobre los cuales los visitadores de la CNDH pusieron mayor énfasis.

Dos sobrevivientes explicaron cómo los soldados movieron los cadáveres y les pusieron las armas encima.

Según su versión, los elementos de la Sedena acomodaron incluso las camionetas en que viajaban los presuntos delincuentes para ajustar su versión de un enfrentamiento en igualdad de circunstancias.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos reunió fotos de los peritajes realizados por la Procuraduría mexiquense y las publicadas por la Agencia MVT el 26 de septiembre de 2014 producto de una filtración.

En las imágenes se mostraron a las sobrevivientes en una visita al penal federal de Tepic, Nayarit, cuando aún se encontraban presas acusadas de secuestro.

La mayoría de estas fotos no se habían puesto al escrutinio público, pero el equipo de Noticias MVS pudo observar una versión pública en el expediente que transparentó la CNDH.

En una imagen número se aprecia a las tres sobrevivientes al ataque, sentadas contra una barda. Las mujeres son vigiladas por un soldado que lleva la cara cubierta. Detrás,  hay una ventana en la que se puede ver a más soldados.

Una de las sobrevivientes dijo que esa foto fue tomada por un militar o un perito de la Procuraduría mexiquense. El soldado que se aprecia del lado derecho sí participó en la balacera, aunque no disparó contra los civiles luego de la rendición, según la mujer cuya identidad se reserva en todo momento.

La misma mujer indicó que en la foto marcada con el número tres, el cuerpo que se aprecia no tenía ninguna arma encima y que la camioneta estaba originalmente al revés.

En la foto cuatro, la víctima relata que las ropas y otros objetos no estaban desordenados, pero quedaron en esa posición una vez que los soldados “esculcaron” las pertenencias de los muertos.

En la foto seis, se aprecia el cadáver la única mujer muerta en el tiroteo  abrazada al cuerpo de quien al parecer era su pareja sentimental.

Uno de los cuerpos tiene tierra en la cara. La sobreviviente afirma que originalmente cayó de boca al suelo, pero fue movido por los soldados.

Entre los cadáveres, la joven reconoce a uno de los hombres que la secuestró y violó.

“Es también uno de los que me violó, no escuché su nombre o apodo. Me violó junto con el que identifiqué en la foto 25 (…) En tres fotos identifican a dos jóvenes que también fueron secuestrados y asesinados por los soldados, según su versión.

Los reconozco como los que estaban con nosotras amarrados. Los que sacaron para supuestamente sacarles las fotografías (…) Dos eran de los muchachos que estaban secuestrados con nosotras, el tercer cuerpo no lo reconocí. En la foto que me muestran ya hay cuatro cuerpos, cuando yo solo ví tres”.

En preguntas directas, las víctimas establecen que la balacera duró 20 minutos. Posteriormente, pasaron 15 minutos para los soldados entraran a la bodega. Las mujeres notaron que eran siete soldados y que uno de ellos resultó herido.

La última pregunta del cuestionario es: ¿escuchaste que alguien diera la orden de disparar a los muchachos?. Una de las sobrevivientes respondió: “no, ellos entraron y dispararon.”

Peritajes de la PGJEM revelan encubrimiento al Ejército en caso Tlatlaya

Los peritos de la Procuraduría del Estado de México tuvieron elementos para dudar de la versión del ejército sobre el homicidio de 22 civiles en el municipio de Tlatlaya, sin embargo sus peritajes respaldaron la hipótesis de un enfrentamiento equitativo entre soldados y presuntos delincuentes, y no de ejecuciones extrajudiciales, como concluyó la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Las 22 víctimas de Tlatlaya registraron en total 107 heridas de Bala; nueve personas presentaron lesiones al realizar “maniobras instintivas de defensa”, esto significa que intentaron cubrirse de las agresiones del Ejército.

Además, once de las víctimas tenían lesiones provocadas por tener contacto con superficies duras y ásperas. En sólo uno de los casos se especificó que las lesiones pudieron registrarse cuando la víctima cayó al suelo.

Los peritos llegaron a la bodega seis horas después de la balacera. Durante todo ese tiempo los soldados estuvieron en la escena del crimen sin supervisión; aún así, la Procuraduría no investigó una posible alteración de la escena del crimen.

Los peritajes fueron realizados por la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) después de la matanza del 30 de junio en el municipio mexiquense de Tlatlaya.

El equipo de Noticias MVS tuvo acceso a parte de estos documentos tras una solicitud de información realizada a la CNDH, la cual elaboró una recomendación sobre el caso.

Durante los primeros días autoridades federales y locales mantuvieron la versión de que las muertes derivaron de un enfrentamiento equitativo entre soldados y presuntos criminales, aunque revelaciones periodísticas debilitaron su discurso y actualmente siete elementos son procesados por estos hechos.

Un día después de los hechos, el gobernador Eruviel Ávila defendió la actuación del Ejército.

“El Ejército mexicano, allá en Tlatlaya, tuvo una valiente presencia y acción al poder rescatar a tres personas que estaban secuestradas, lamentablemente un militar salió herido, pero el Ejército en su legítima defensa actuó y abatió a los delincuentes”.

Poder de Fuego 

En los 22 cadáveres se contaron 107 heridas de bala.

Los peritajes indican que nueve víctimas tenían trece heridas de arma de fuego que les fueron realizadas mientras realizaban “maniobras instintivas de defensa”, esto significa que intentaron cubrirse de las agresiones del ejército.

En su recomendación, la CNDH señaló que cuando se presentan maniobras instintivas de defensa y de protección “muy probablemente” la víctima fue privada ilegalmente de su vida.

Además, se señala el caso otras seis víctimas que probablemente intentaron defenderse de una ejecución extrajudicial, porque tenían heridas de bala en los brazos.

Según los documentos que fueron mostrados a MVS, la víctima más afectada durante la agresión recibió 16 impactos de arma de fuego por parte del Ejército mexicano.

Por la descripción de los elementos se puede concluir que la hija de Julia (la mujer que fue entrevistada por la revista Esquire y que reveló la ejecución extrajudicial) recibió 10 balazos.

Resguardo del lugar

La Procuraduría mexiquense concluyó que el lugar de los hechos sí fue preservado en su estado original antes de la revisión científica, sólo por el hecho de que estaba resguardado por militares.

Los hechos sucedieron alrededor de las 6:00 de la mañana.

El Ministerio Público de Tejupilco fue llamado a las 11:00 de la mañana y los peritos llegaron hasta las 12:30 horas, es decir, más de seis horas después.

Los peritos estatales fueron recibidos por un coronel del Ejército, quien informó que en ése lugar se había registrado una balacera entre miembros del Ejército y un grupo delictivo.

Con esos elementos la Procuraduría mexiquense concluyó en su informe que:

“El lugar sí fue preservado en su estadío original previo a nuestra intervención criminalística, lo que se corrobora ya que a nuestro arribo al lugar se encontraba resguardado por elementos del Ejército mexicano”.

Enfrentamiento

La principal y última conclusión del Ministerio Público es que las muertes derivaron de un enfrentamiento equitativo entre soldados y presuntos delincuentes.

Para sostener esta hipótesis se argumenta que la camioneta Chevrolet del Ejército recibió 20 impactos de bala.

En el resumen del peritaje se establece que la posición de los cadáveres corresponde a la original en que se encontraban al momento de caer.

Sin embargo, con el mismo peritaje expertos de la CNDH concluyeron que se registraron 12 ejecuciones extrajudiciales y tres cadáveres fueron movidos luego del tiroteo, por lo que no se puede determinar la forma exacta del fallecimiento.

Posteriormente, en un comunicado del 2 de noviembre de 2014, la Judicatura Federal informó que tres militares eran procesados por el homicidio de ocho personas.

En total, son siete los soldados investigados por los delitos de abuso de autoridad, homicidio calificado, alteración ilícita del lugar y vestigios del hecho delictivo y ejercicio indebido del servicio público.

El 21 de octubre, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación por los hechos ocurridos en Tlatlaya.

Según esta investigación, dos de las tres sobrevivientes al ataque fueron torturadas. Incluso se les amenazó con ser violadas para que reconocieran ser parte de una banda de secuestro y quitaran toda responsabilidad al ejército.

Con la declaración forzada, las mujeres fueron recluidas en un penal de alta seguridad y consiguieron su libertad el 15 de diciembre, luego de que la PGR presentó conclusiones no acusatorias.

A 200 días de los homicidios se desconocen los nombres de los 20 funcionarios de la Procuraduría del Estado de México que son investigados por ejercer tortura y tampoco se ha dado a conocer la cadena de mando completa del Ejército que participó en la ejecución extrajudicial de 22 civiles la madrugada del 30 de junio de 2014.

Reclasificación del caso Tlatlaya obliga apertura de los peritajes

El 6 de octubre de 2014, el equipo de investigaciones de Noticias MVS solicitó a PGR:

  • *Copia en versión pública de los peritajes generados por la muerte de 22 personas en Tlatlaya, Estado de México.
  • *Solicito copia de los peritajes y otros documentos entregados por la PGJEM por este mismo caso.

En la solicitud presentada mediante el sistema Infomex se argumentó que la Ley federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública gubernamental establece que:

  • “No podrá invocarse el carácter de reservado cuando se trate de la investigación de violaciones graves de derechos fundamentales o delitos de lesa humanidad”.

Aún así, el 31 de octubre de 2014 la Coordinación General de Servicios Periciales de PGR argumentó que los documentos era reservados porque estaban siendo usados en una averiguación previa y contenían datos personales.

Por este motivo no podían ser mostrados al público.

Además, la dependencia federal estableció que la información permanecería como reservada durante 12 años.

Noticias MVS se inconformó con esta respuesta y el 4 de noviembre tramitó un recurso de revisión ante el Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI), argumentando que la naturaleza de la investigación obligaba a la apertura de los peritajes.

En sus alegatos, PGR argumentó que la CNDH ni siquiera había calificado la investigación como ´violaciones graves a los derechos humanos’. Prácticamente de última hora, la Comisión clasificó el tema como violaciones graves, lo que obligó a la apertura de los documentos.

71 días después, el pleno del IFAI dio la razón a Noticias MVS y determinó que PGR debe entregar versiones públicas de todos los peritajes.

Datos del IFAI:

  • Sujeto Obligado: Procuraduría General de la República
  • Folio: 0001700259014
  • Expediente: RDA 4821/14
  • Comisionado Ponente: Francisco Javier Acuña Llamas
  • NI: 001

Breve historia oficial: Penales de máxima seguridad México

Extracto de un proyecto de inversión para penales federales

La idea de creación de los Centros Federales de Readaptación Social tiene sus orígenes a finales de la década de los ochenta del siglo pasado.

Las prisiones mexicanas sufrían un gran deterioro, sobre todo por sobrepoblación, autogobierno, corrupción, falta de personal, directivos improvisados, privilegios inconcebibles para internos con poder económico, fugas, excesiva violencia y el surgimiento de una delincuencia organizada dedicada al narcotráfico, originando un incremento en los delitos federales.

Esto dio origen a la idea de una prisión de máxima seguridad, que fue plasmada en las acciones del Programa Nacional de Prevención del Delito 1985-1988.

Es así que se propone la creación de los Centros Federales de Readaptación Social, iniciando operaciones de la siguiente forma:

fdgdfgfd

CAPACIDAD

  • Los CEFERESOS “Altiplano” y “Occidente” del 2001 al 2007 contaron con 724 lugares;  de 2008 a 2012 se amplió la capacidad a 836 lugares cada uno. A finales de 2013 llegaron a 894 y 938 reos.
  • El CEFERESO “Noreste” de 2001 al 2010 tuvo una capacidad permanente de 724 espacios, pasando a 836 a partir de 2011 prevaleciendo esta misma cobertura hasta finales del año 2013.
  • El CEFERESO No. 4 “Noroeste” inició operaciones en el año 2004 con una capacidad de 848 reclusos; en  2007 alcanzó una cobertura de mil 360 espacios; en el año 2013 pasó a 2 mil 020 lugares.
  • Los cuatro centros pasaron de mil 189 espacios en el año 2001 a 6 mil 285 internos en el 2013.

“La sobrepoblación y la práctica excesiva de la prisión preventiva son problemas estructurales vinculados al sistema de administración de justicia. Éstos se ven agravados por la concentración que experimenta el Sistema Penitenciario y la dispersión de la infraestructura, provocando desequilibrios en la distribución de la población penitenciaria y en el uso adecuado de la infraestructura existente”.

El sistema se completa con el penal en Islas Marías y el Centro Federal de Rehabilitación Psicosocial.

Octavio Paz: millonaria inversión para homenaje en Bellas Artes

Además de la riqueza cultural que normalmente alberga el edificio de avenida Juárez y Eje Central en la ciudad de México, el gobierno mexicano invirtió 29 millones 814 mil 304 pesos para homenajear al único mexicano que ha ganado el premio Nobel de Literatura.

Para este trabajo se tuvo acceso a una lista detallada de todos los gastos realizados para montar la exposición. El Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) fue la dependencia encargada de administrar los recursos, según una solicitud de acceso a la información pública con folio 1116100028214.

Las autoridades mexicanas invirtieron 2 millones 756 mil pesos sólo en seguros para las obras de arte y 566 mil pesos en derechos por préstamo de obra.

Aún así, el gasto más grande se hizo en transporte, con 16 millones de pesos.

La inversión se distribuyó en siete rubros:

    • Por préstamo de obra             566 mil 485 pesos
    • Seguros obras de INBA           3 millones 182 mil 61 pesos
    • Seguro obras particulares       2 millones 574 mil 466 pesos
    • Difusión                                   381 mil pesos 163 pesos
    • Museografía                            5 millones 541 mil 310 pesos
    • Traslado de obra                     16 millones 138 mil pesos
    • Salarios                                    Un millón 430 mil pesos

 

Las obras vinieron de todas partes del mundo; aquí un mapa con los museos de origen: ¿De dónde vienen las obras? Click aquí

De dónde vienen las obras En esto ver aquello
De dónde vienen las obras En esto ver aquello

Los seguros se pagaron en pesos, euros y dólares, dependiendo del país de origen de las obras. Los más caros se pagaron a:

  • The Museum of Modern Art, NY         764 mil 064 pesos
  • Henry Moore                                        617 mil 357 pesos
  • Museo Picasso                                    472 mil 725 pesos
  • Los Angeles County  MoA                   385 mil 192 pesos
  • Museo de Arte Reina Sofía                  352 mil 155 pesos
  • The Tate Britain                                    248 mil 400 pesos
  • Colección Chillida                                218 mil 675 pesos
  • Museo de Arte Moderno                      216 mil 949 pesos
  • Juan Antonio Pérez Simón                  214 mil 630 pesos

Uno de los gastos más relevantes es el de museografía, que acumula 5 millones 541 mil pesos. En este rubro, el INBAL destinó 2 millones 386 mil pesos en adecuación museográfica audiovisual para la empresa Sietemedia Diseño y Tecnología; además de 2 millones 88 mil pesos en adecuación de museografía y núcleos temáticos en las salas de exposición.

En una solicitud de información pública el INBAL informó que Héctor Tajonar fue seleccionado como curador de la exposición por Marie José Tramini, la viuda del homenajeado, aunque no es empleado ni fue contratado propiamente por la dependencia. El trabajo de un curador es seleccionar, documentar e investigar para crear un discurso que explique la obra de un artista, en este caso la liga de Paz con el arte.

Adicionalmente, Héctor Tajonar recibió dos seguros por préstamo de obra, uno por 155 pesos y otro por 276 pesos. En una solicitud de información (1116100031914), un ciudadano cuestionó sobre los contratos firmados con Marie José Tramini con motivo de la exposición, ante lo cual se respondió que no hubo ninguna contratación directa y únicamente se realizaron asesorías y opiniones que no implicaron honorarios.

La única inversión para publicidad corresponde a un contrato firmado con ISA Corporativo por 19 mil 218 pesos para la impresión de parabuses.

El contrato más grande se adjudicó a la empresa Córdova Plaza SA de CV por concepto de importación temporal de obras internacionales y nacionales. Se trata de una compañía de la ciudad de México que lo mismo ha ganado contratos con Presidencia de la República, Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), etcétera.

En abril de este año, la empresa trasladó 251 obras de arte para una exposición en el Museo de Arte Contemporáneo Rufino Tamayo, con un costo de 2 millones 602 mil 309 pesos.

bellas artes

EL IMPACTO

“En esto ver aquello” se grabó en mi memoria, excepcionalmente buena, hay que verla… son algunos comentarios sobre la exposición que homenajea a Octavio Paz en el Palacio de Bellas Artes en Twitter, un montaje especialmente dispuesto para los más jóvenes y difundirse en internet.

Los asistentes reflejan su visita a la exposición compartiendo fotos, videos y citas relacionadas con Octavio Paz en sus redes sociales; los mensajes se ajustan a los formatos breves característicos de Twitter, aunque la propia exposición parece retomar este estilo con su apuesta museográfica, pues los carteles, explicaciones, audios y videos son breves y fáciles de comprender.

El Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (Inbal) creó cinco listas musicales en Spotify, un servicio para transmitir música en internet, con la aportación de los artistas Roco Pachukote (Maldita Vecindad), Camilo Lara (Instituto Mexicano del Sonido), Natalia Lafourcade y Quique Rangel (Café Tacvba). De esta forma, la experiencia puede iniciar antes del museo y está diseñada para que quien lo desee pueda recorrer las salas con audífonos, aunque deberá esquivar a las decenas que día con día asisten.

De hecho el gran número de asistentes es una de las principales molestias para hacer el recorrido, pues en prácticamente todos los espacios hay que hacer fila para ver los materiales audiovisuales o detenerse en obras de artista famosos.

Según información oficial, la exhibición recibió a 17 mil visitantes en su primer fin de semana y en un mes ya eran más de 50 mil. Si se atienden estos números en promedio cada día van más de mil 666 personas; es decir, alrededor de 185 por hora.

LA EXPOSICIÓN DIGITAL

“En esto ver aquello” está diseñada para recorrerse rápido, incluso corriendo; para los asistentes es complicado detenerse en las obras más interesantes o probar todos los materiales audiovisuales debo a la gran cantidad de gente que acude a las salas.

En el recorrido se pueden apreciar intentos por conjugar las obras de arte estáticas con la tecnología; por ejemplo, en el módulo La Sonrisa de eros están unos dispositivos que sirven para escuchar un mensaje usando las manos como audífonos. Primero, el espectador se ve confundido ante la posibilidad, luego se experimentan algunas dificultades pues hay que poner los codos en unas terminales metálicas y taparse un poco una oreja. Al final, a la mayoría de los usuarios se les dibuja una sonrisa al apreciar el mensaje.

El sonido es uno de los elementos más recurrentes, en las salas sobre arte mexicano se encuentran uno auriculares con mensajes que explican el vínculo entre la obras y la visión de Octavio Paz. Lo mismo en la sala nacional, donde la primera bienvenida la da un discurso sonoro.

La presencia de Octavio Paz digital se aprecia en toda la exposición. Hay discursos, se le ve presentado obras, hablando con intelectuales, conviviendo con su familia, en viejos programas de televisión; a veces sólo se le escucha recitar, pero siempre está presente.

Para compartir la exposición se ha socializado la etiqueta #EnEstoVerAquello, que funciona en Twitter, Facebook, Instagram y Vine para compartir videos, fotos y citas relacionados con Octavio Paz y el arte.

Practicando

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 783 seguidores