Archivo de la categoría: En la zona

FOTOS: Marcha #PosMeSalto + #ReformaEnergética

Cientos de manifestantes marcharon del Ángel de la Independencia al palacio de Bellas Artes para protestar por el aumento al metro y la aprobación de la #ReformaEnergética.

Durante todo el trayecto los contingentes fueron escoltados por decenas de granaderos que marcharon a la par en los costados de las avenidas. Finalmente se estableció un bloqueo sobre avenida Juárez, Independencia e Hidalgo para evitar el acceso al Zócalo.

Algunos manifestantes lograron escurrirse por calles aledañas, pero fueron frenados calles antes de llegar al Zócalo.

Grupos de encapuchados marcharon en la parte trasera del contingente, pero no detecté agresiones. A lado de Bellas Artes un grupo intentó incendiar una lona y tirar una valla, pero fracasó.

No detecté integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE); había personas de todas las edades pero en su mayoría fue una manifestación juvenil.

Filux, luces en el centro

Filux, el Festival  Internacional de las Luces México, es una pretexto más para recorrer el Centro Histórico del Distrito Federal rodeado de un ambiente cosmopolita que se vuelve un paraíso para el transeúnte.

Supongo que también es una justificación a la presencia de tanto granadero evitando la entrada de manifestantes al primer cuadro, pero en este caso funciona al ver invadidas las calles por capitalinos que aprecian las proyecciones sobre edificios históricos y las decenas de lámparas de colores que adornan el recorrido.

Milagrosamente no acaba en el Zócalo (casi todo tiene que acabar ahí, al parecer) y permite caminar hasta Garibaldi.

Acaba este domingo 10 de noviembre, no se lo pierdan…

Bósforo

mezcal, chela
mezcal, chela

Sin lugar a dudas mi lugar favorito del DF.

Me costó trabajo llegar la primera vez porque la entrada está oculta y un poco oscura, pero ya adentró es un viaje interesante. Ver dirección aquí.

Nunca logré reconocer ninguna canción ni aprender los nombres d los mezcales; pero confiaba en las recomendaciones de las meseras (favor de probar las quesadillas).

Se me quitaron las ganas de venir cuando empecé a ver gente castrosa y pedante (como el sujeto que decía que Jimena Navarrete era una negra naca) pero como vivo a 20 pasos es la mejor opción.

Me tocó venir con buena compañía (jeje) pero vine más veces solo a planear los siguientes movimientos y a emborracharme solo…

En fin, como ya me van a correr de mi vivienda de piso firme (van a remodelar) seguro ya no vendré tanto y se me va a olvidar este lugar tan chido :( por eso escribo esto.

Tip: ya cuando cierran la puerta luego de las 3 puedes fumar

Digresiones: Economía, XV años y franela

Marco Corleone 11 de octubre lucha de colosos
Marco Corleone 11 de octubre lucha de colosos

En la esquina de tercera calle de Honduras, donde acaba Chile, un franelero va por su desayuno: “dame un jugo pero con dos huevos”, le grita al ambulante mientras aparta la calle con dos cajas esperando a las muchachas que vienen por vestidos de XV años o a las más grandecitas que van por el de novia.

El Indios-La Villa te mete en el corazón del Centro Histórico; toda una calle para ver los modelos y elegir accesorios para la fiesta, precios varios y a la medida.

Una pequeña distracción y pasas del Mini Cooper descapotado para pasear a la quinceañera al cartel de La Arena Coliseo: Marco Corleone como estelar en la batalla de colosos del 11 de octubre, evento grabado para la televisión.

*          *          *

Números del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dicen que de 2006 a 2011 bajó 22 por ciento el consumo intermedio total de la industria textil y del vestido.

Los puestos de trabajo del sector cayeron 29 por ciento; la fabricación total de insumos 14 por ciento, la de prendas de vestir 18 por ciento y así siguen todos los indicadores.

Si ponemos las cifras en una gráfica se aprecia una caída pronunciada en 2008 y 2009, producto de la crisis económica que sacudió a los mercados internacionales.

*          *          *

No es tan temprano pero los empleados de los negocios van abriendo y en el afán por lavar las banquetas dejan agua cochina en el asfalto, zona de trabajo del franelero que no pierde el buen humor matutino: “rechingas a tu madre mi hermano”, saluda a un vendedor ambulante de vestiditos blancos (sí, hay para todos los bolsillos).

Pasado el mediodía quinceañera, mamá, hermana y hermano le dan trabajo al franelero, bajan del auto y recorren Chile; pasan de largo de las tiendas y van directo a los accesorios, ignorando los puestos de ropa interior para princesa porque viene un hombre en el grupo.

Preguntan precios, la mamá repela con las velas, la quinceañera se emociona con una tiara, el hermano siempre con los brazos cruzados, la hermana da consejos y así transcurre la jornada entre la calle de Chile, la segunda del Perú y la tercera de Honduras.

*          *          *

La calle de Chile es como un indicador económico: los precios y elegancia de las tiendas son altos si están más cerca del centro y bajan entrando a La Lagunilla. Los puestos de comida, discos y recuerdos para la fiesta son los subindicadores: el gobierno del DF los tiene vetados del primer cuadro pero van apareciendo poco a poco hasta complicar la circulación.

Para la industria los números del Inegi tocan fondo en 2009, en 2010 comienza una ligera recuperación pero no se consolida en 2011, dibujando una “M” deforme sobre la gráfica, cuya lectura es que pasó la emergencia pero la máquina no da para repuntar por completo.

*          *          *

El convoy que encabeza la mamá de la quinceañera y decenas de compradores más hacen el gasto hormiga, dejando poco dinero en varios negocios de tal forma que a los puestos de quesadillas, aguas y cigarros sueltos no les faltan clientes.

Aunque no lo saben son el último eslabón de una economía que busca sortear los vaivenes que se pueden graficar con indicadores, pero se aprecian con mayor claridad en las calles y en la abundancia de su fiesta de XV años.

Quinceañera, mamá, hermana y hermano vuelven al carro cargados con varias bolsas, antes de arrancar pagan 15 pesos y escuchan la despedida del franelero: “sale, que dios los bendiga”.

Cifras inegi sector textil
Cifras inegi sector textil

Mini encuentro con el Dalai Lama

Fui a la conferencia de prensa del Dalai Lama en la ciudad de México, aunque llegué exactamente a las 14:00 horas no me dejaron pasar pues la organización requería registro media hora antes para cumplir el protocolo del Estado Mayor Presidencial (gracias maestros de la CNTE por bloquear Reforma).

Esperé afuera de la sala durante una hora y pude ver a Su Santidad (recibe ese trato por su origen divino) durante dos minutos, mientras se dirigía al ascensor del hotel Marquis.

Durante el corto trayecto buscó las caras de las personas que le rodeaban y regalaba sonrisas sinceras (eso parecía). Se detuvo al menos tres ocasiones para sacarse fotos con sus feligreses y hasta tenía breves conversaciones.

En la segunda foto de esta entrada se puede apreciar una de las ocasiones en que buscó mi cara y sonrio. Buen tipo.

Perfecta organización del Estado Mayor Presidencial, no se le va nada y son educados (fríos pero no sangrones; bastante chistosa su forma de ignorar a los organizadores que querían darles órdenes).

 

20131011-190249.jpg

20131011-190308.jpg

20131011-190420.jpg

20131011-190528.jpg

20131011-190723.jpg

20131011-190824.jpg

20131011-190900.jpg

 

Garibaldi: antes de lo bueno

ImagenEn la esquina de Donceles y eje Lázaro Cárdenas la lluvia arrastra el excremento de los indigentes y enrarece el aire, aunque la brisa nocturna aligera la atmósfera el transeúnte huye para no mancharse de ese caldo aderezado con la suciedad que dejan los puestos ambulantes.

 La calle es lugar de trabajo de dos hombres en traje de mariachi con la tarea principal de torear a los conductores, que en realidad sólo bajan la velocidad por el tránsito de la noche lluviosa.

 Acostumbrados al fracaso van y vienen detrás de los autos, esperando al cliente que necesita una canción para seguir la fiesta, enamorar o quedar bien con la novia, pero en realidad este jueves no hay muchos.

 No son mariachis de telenovela, a estos el pantalón no les ajusta bien, el impermeable esconde la parte de arriba y en realidad los botones brillan poco… ¿dónde está el sombrero?, todo es peor bajo la luz mortecina del alumbrado público.

 La diversión está en la plaza de Garibaldi; las canciones, los amigos y las parejas que quieren una noche a la ‘Viva México’ se juntan donde hay más ruido, además tienen unos techos para no mojarse tanto.

 Dos cuadras antes estos mariachis quieren cazar a los clientes antes de que lleguen a lo mero bueno o ganar la serenata a la competencia, para eso hay que trabajar más: ir y venir atrás de los carros, brincar el charco y evitar las salpicadas, aunque por ahora nadie se pare a preguntar.

 Son la avanzada porque enfrente están sus compañeros tomando café y esperando a que sean requeridas sus habilidades musicales; además, de este lado no huele tan feo y se puede mantener las botas secas.

 Estos compañeros se ven experimentados y acostumbrados al fracaso continuo de los jóvenes que sólo ven a los automovilistas seguir su camino sin bajar la ventana ni aceptar la tarjeta del mariachi.

 No hay música ni mucho de la fiesta al estilo ‘Viva México’, los ambulantes ya se fueron porque la entrada del metro está cerrada y en el puesto de tacos de la esquina ya hasta barrieron, dejando el mercado nocturno a los ambulantes de más adelante.

 Los indigentes en lo suyo (en algún lugar hay que hacer del baño), si la sociedad los ignora ellos mismos ignoran su ambiente de fiesta, aunque cuando alguien pasa siguen estirando la mano.

 Los mariachis también estiran la mano, aunque éstos tienen que correr y cantar rápido si alguien baja la ventana: y mi palabra es la leeeeeey… no funciona, el auto sigue la marcha y se pierde en la noche.

 El joven no reclama, simplemente regresa hasta Donceles y espera al auto que ya viene, seguro es otro fracaso; de todas formas ¿si alguien quiere una serenata lo más normal en que se pare a preguntar, no?

 Un automovilista baja la velocidad, quita las luces altas, el copiloto baja la ventana, el mariachi se acerca, ignora el olor a alcohol, extiende su tarjeta, pero el diálogo es corto:

 -¿Dónde está Garibaldi?

- Más adelante…

Sólo el mariachi tiene que regresar a Donceles; primero, porque la fiesta está en el mero Garibaldi y, después, porque aquí huele a caca.

DF mata su vida nocturna… pero no el Azteca Men’s Club

Vida nocturna de la capital en decadencia (que me escuchen los chilangos¡¡), muertos, balaceras y narco en las zonas que más se apetecían para recorrer en las noches.

Jueves 6 de junio: 11 de la noche todo cerrado y policías como nunca en el Centro Histórico, atentos a cualquier movimiento horas después que mataran a cuatro personas en el barrio de Tepito y tras la desaparición de 12 en la Zona Rosa.Imagen

Con todos los lugares cerrados camino sobre Eje Central hasta encontrar el Azteca Men Club, un table con una historia de medio siglo y que vivió el paso ficheras-teiboleras, más de una conocida con carrera de actriz.

Interesante la entrada con al menos seis meseras vestidas de colegiadas. Revisión de rigor con advertencia: “no se puede fumar ni se pueden tomar fotos”.

Con la colegiada de guardia llego a la mesa, un tequila y una chela ‘pa empezar’. Cuatro mujeres salen a bailar, todas con características diferentes.

Dos canciones: la primera pa calentar y la segunda pa mostrar los atributos. La primera es reguetón y cada una se defiende como puede, pero en la segunda el dj pone algo muy lento y las cuatro bailan con flojera hasta quedarse sin ropa (dos se quedan con la tanga).

Se aproxima la segunda tanda de bailadoras (no me queda claro que el tequila sea Don Julio…)

XXX: xx años (dice), delgada-flaca, piel morena claro, sin operaciones, nariz fina y ojos bonitos, de Edomex, hijos, dos esposos (uno militar)

- Todos los lugares están cerrados, menos aquí

- Aquí nunca cierra, hay operativos pero nunca o casi nunca lo cierran

- ¿nunca hay problemas, nunca se pelean?

- uyyy he visto de todo, se han agarrado muchas veces

- Balazos

- Sí (…) una vez aventaron balazos allá afuera, le dieron a un mesero pero no se metieron

- Y no lo cerraron (¡)

- no, el dueño está pesado

-¿Cómo se llama?

-Don Julio

- ¿Está?

- No, namás viene a cobrar

Horario:

  • De 13 hrs a 3 (el acceso se acaba a las 3, los que están adentro pueden consumir hasta morir).
  • Dos turnos para las bailarinas: de 13 a 21 y de 20 a morir.

Precios:

  • Copa de dama: 190
  • Copa de dama doble: 265
  • Boleto baile: 250
  • Privado: mil 450 (sexo media hora)