Archivos exhiben complicidad de Televisa para torpedear a AMLO y beneficiar a Peña Nieto

La cadena de televisión más grande de México vende coberturas favorables a políticos en sus programas de noticias y programas de entretenimiento y utiliza los mismos programas para desprestigiar a un líder de izquierda, según documentos en propiedad de The Guardian.

Los documentos, que consisten en decenas de archivos de computadora – emergen apenas unas semanas antes de las elecciones presidenciales del 1 de julio, y coinciden con la aparición de un movimiento de protesta acusando a la cadena Televisa de manipular su cobertura a favor del candidato líder, Enrique Peña Nieto.

Los documentos, que parecen haber sido creado hace varios años, incluyen:

  •  Un esquema de derechos aparentemente cobrados por elevar el perfil nacional de Peña Nieto, cuando él era gobernador del estado de México.
  •  Una estrategia detallada de los medios de comunicación diseñados explícitamente para torpedear la candidatura presidencial de un anterior candidato izquierdista Andrés Manuel López Obrador, quien se encuentra más cercano rival Peña Nieto.
  •  Los arreglos de pago que sugieren que la oficina del ex presidente Vicente Fox ocultó el gasto desorbitado del público en la promoción de los medios de comunicación.

Si bien no ha sido posible confirmar la autenticidad de los documentos – que  The Guardian obtuvo por una fuente que trabajó con Televisa – extensas revisiones han demostrado que los nombres, fechas y situaciones que se mencionan van acorde con los acontecimientos.

En un país donde la lectura de periódicos es muy pequeño y el alcance de Internet y televisión por cable sigue siendo limitado, Televisa-y su rival TV Azteca – ejercen una poderosa influencia sobre la política nacional.

Televisa, el mayor imperio mediático en el mundo de habla española, controla alrededor de dos tercios de la programación de los canales de televisión libres de México. Los documentos parecen haber sido desarrollado dentro de la empresa Radar Servicios Especializados, una empresa de marketing a cargo de un vicepresidente de Televisa, Alejandro Quintero.

Contactada por The Guardian, Televisa se negó a aclarar la relación entre Radar y la empresa principal, o el papel de Quintero en las dos empresas sin antes ver los documentos. Un portavoz se negó a comentar sobre las acusaciones sin ver los archivos. “No podemos dar una opinión acerca de información y / o documentos que no conocemos”.

Muchos de los archivos de computadora que tiene The Guardian se han guardado con el nombre de Yessica de Lamadrid, quien en ese momento era una empleada de Radar y amante de Peña Nieto.

De Lamadrid, dijo a The Guardian que ella creía que los documentos eran falsos. Ella dijo que los proyectos de promoción que trabajaron con los políticos no ponen contenidos a la venta.

Uno de los documentos es una presentación de PowerPoint que explícitamente declara su objetivo de asegurarse de que “López Obrador no gane las elecciones de 2006″. Esa elección disputada vio al candidato de izquierda perder una amplia ventaja.

El documento fue creado, al parecer, poco después de la medianoche del 4 de abril de 2005, horas después de que el presidente Fox se reuniera con los jefes de Televisa y TV Azteca.

Fox se enfrentaba a crecientes críticas por un intento de enjuiciar a López Obrador, entonces alcalde de la Ciudad de México, por un asunto menor. El documento describe medidas a corto plazo para controlar reacciones, incluido un período de duelo nacional por el recientemente fallecido Papa Juan Pablo II para distraer la atención pública. Al día siguiente, Fox declaró un día de luto por el pontífice.

La estrategia a largo plazo era “desmantelar la percepción pública de que López Obrador es un mártir / salvador”, al aumentar la cobertura de noticias de la delincuencia en la capital y revisar viejos casos de corrupción que involucran a sus antiguos aliados.

El plan también prevé “la promoción de las historias personales de los crímenes sufridos [en la capital] por las celebridades del mundo del espectáculo” e “instando a los habitantes de la casa del Big Brother” a hacer lo mismo. Algunas celebridades de Televisa hicieron eso, tanto en los programas del mundo del espectáculo como en la versión mexicana del Gran Hermano.

El documento también informa que los guionistas de un popular programa de sátira política semanal llamado El Privilegio de Mandar debieron hacer que el personaje que representaba López Obrador pareciera “torpe” e “inepto”. El episodio final del programa, transmitido inmediatamente después de las elecciones de 2006 – cuando el resultado de un recuento todavía estaba pendiente – terminó con un discurso no humorístico del actor que interpretaba a López Obrador llamando a aceptar la derrota.

Un ex empleado de Televisa, que no es la fuente de los documentos, dijo a The Guardian que asistió a las reuniones dentro de la empresa donde se discutió la estrategia de lucha contra López Obrador. “Fue una estrategia y había un cliente que pagaba un montón de dinero”, dijo la fuente.

En la mayoría de los otros documentos están las estrategias y los presupuestos asociados destinados a la promoción de los clientes políticos a través de anuncios de televisión y programas.

Estos incluyen tres hojas de cálculo Excel titulado “Enrique Peña Nieto: Presupuesto 2005-2006″, al parecer creado en el inicio de su mandato como gobernador del estado de México.

Las tres hojas de cálculo contienen cerca de 200 informes de prensa, entrevistas y reportajes. La primera versión precisa el coste total de estos servicios a 346 millones 326 mil 750 pesos (unos 36 millones de dólares en el momento). El último incluye una “reducción del 50% de la tasa”.

Un documento en papel que contiene las mismas cifras observadas por The Guardian fue citado por López Obrador durante el primer debate presidencial, en el que repitió continuamente que Peña Nieto fue un producto de televisión. Peña Nieto y Televisa dijeron que el documento – publicado por primera vez por Proceso – podría haber sido una falsificación.

El documento fue obtenido por el periodista de investigación Jenaro Villamil, que siempre se ha negado a revelar la identidad de su fuente. En el pasado, Televisa ha acusado a Villamil de estar en una misión para desprestigiar a la empresa.

El equipo de campaña del PRI se negó a contestar si el estado de México había pagado la cobertura de Televisa. En una respuesta por escrito, David López, quien es el jefe de  comunicación del candidato y anteriormente ocupó el mismo cargo en el Estado de México, dijo: “Durante el gobierno de Enrique Peña Nieto como gobernador del Estado de México (desde 2005 a 2011) no existió un contrato de este tipo”.

López añadió que “todos los contratos de publicidad para la comunicación de las actividades del gobierno y de las sumas en cuestión han sido transparentes y están en Internet.”

El experto en medios, Raúl Trejo dijo que los tipos de prácticas que se detallan en el documento no parecen ser ilegales bajo la ley mexicana, pero, si es cierto, no serían éticas. El único documento que detalla servicios prestados se refiere a una campaña de televisión por el quinto informe de gobierno del presidente Fox.

El documento describe una “cuota de acuerdo” de 60 millones de pesos, que abarcan la producción de seis anuncios de televisión, así como entrenamiento de medios a cinco de sus ministros y una serie de entrevistas con ellos. The Guardian ha comprobado que al menos tres de las entrevistas se llevaron a cabo. La sección que podría resultar más controvertido se refiere a las modalidades de pago, lo que sugiere la manipulación deliberada de ocultar la magnitud del gasto. El documento dice que “tal como se acordó” la oficina presidencial facturó directamente  sólo 3 millones de pesos, y agregó que las facturas de los restantes 57 millones de pesos serán enviados cuando “la oficina presidencial nos diga a  que otras áreas del gobierno cobrar y por qué servicios”.

Los archivos también contienen propuestas, presupuestos y material promocional que involucra a varios otros políticos como el ex gobernador del estado de Tamaulipas, Tomás Yarrington acusado por los fiscales estadounidenses de lavado de dinero para el cártel del Golfo. Abogados han negado las acusaciones de blanqueo de dinero.

El ex empleado de Televisa dijo que aunque la red estaba feliz de promover a Peña Nieto cuando “él era el mejor producto”, esto no necesariamente significaba un compromiso a largo plazo. La fuente señaló que antes de la campaña sucia en su contra, López Obrador se entendió en buenos términos con la red. “Nunca pierda de vista el hecho de que éste es un negocio. La lealtad es la posición, no a la persona. “

Traducción libre.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s